Pdvsa está preparando un plan de racionamiento de combustibles, aún con la demanda deprimida

Un islero carga de gasolina un vehículo en una estación de servicio en Maracaibo, Estado Zulia. Foto: Gustavo Ocando Alex.

 

Pdvsa está preparando un plan de racionamiento de combustible para los consumidores nacionales, reseña S&P Global Platts citando fuentes internas de la petrolera estatal

Por DMB | lapatilla.com

“El suministro de combustibles estratégicos al mercado nacional es la prioridad en este momento”, según un funcionario de Pdvsa que habló con S&P Global Platts bajo condición de anonimato.

“En febrero y marzo, esperamos que la demanda local de gasolina de 95 y 91 octanos sea de 217,000 b/d y un consumo promedio de 110,000 b/d”, dijo el funcionario.

Las cifras preliminares de Pdvsa revisadas por Platts indican que la producción local promedio de gasolina para todo 2019 fue de 72,000 b/d, mientras que el consumo promedió 142.000 b/d. Las importaciones con un promedio de 70,000 b/d, casi el 50% de la demanda local, hicieron la diferencia.

El régimen de Maduro maneja con opacidad las cifras del mercado interno de hidrocarburos. De acuerdo con cifras que maneja el sindicalista del sector petrolero, Iván Freites, en 2010 el consumo de gasolina en Venezuela era de 270.000 barriles al día y 105.000 barriles de gasoil, para un total de 375 mil b/d de combustibles.

La severa contracción del mercado interno de combustibles es consecuencia de la destrucción de la actividad económica que causó el régimen socialista de Nicolás Maduro.

 

 

Según datos del Fondo Monetario Internacional, la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela en 2020 será de -10%, el séptimo año consecutivo de caída económica, con el PIB cayendo a un récord histórico de -35% en 2019. La economía venezolana terminó en 2019  siendo 70% más pequeña que la del año 2013, último año en el que el PIB creció, apenas el 1,3% respecto a 2012. En el sexenio de Maduro, la economía perdió dos tercios de su capacidad de generar bienes y servicios.

Las refinerías de Pdvsa están en el piso

Pdvsa posee cinco refinerías: el Centro de Refinación Paraguaná (CRP), que agrupa a Cardón y Amuay en el estado Falcón; El Palito en Carabobo; Bajo Grande en Zulia, Puerto la Cruz y San Roque en Anzoátegui, con una capacidad combinada para procesar 1,3 millones de b&d de crudo.

Según un informe técnico de Pdvsa de enero, visto por Platts, la refinería de Amuay está operando a solo el 8,5% de su capacidad de 645.000 b/d y la refinería de Cardón al 11,1% de su capacidad de 310.000 b/d. Las otras se encuentran paralizadas.

Expertos atribuyen la caída en la capacidad de refinación en el país al deterioro de las unidades de las refinerías, la falta de crudo para procesar y las fallas en el suministro de electricidad.

 

 

En el quinquenio del 2000 al 2005 las refinerías de Pdvsa trabajaron cerca del 85% de su capacidad instalada. En el año 2014 trabajaron al 70,71% de su capacidad instalada. En 2018 al 17% y para enero de este año al 11% de su capacidad instalada.

Dependiendo del combustible importado 

La producción de gasolina y diesel ha sido inconsistente y está en declive debido al deterioro progresivo del sistema de refinación de Venezuela

Cuando se trata del diésel, otro combustible ‘estratégico’ para Pdvsa porque se utiliza para alimentar la generación de electricidad, la producción del sistema nacional de refinación en diciembre promedió solo 15.000 b/d. El consumo a nivel nacional en 2019 promedió 62.000 b/d en datos de Pdvsa.

“La estabilidad del suministro de combustible para el mercado automotriz nacional y la capacidad de satisfacer la demanda interna de combustibles que abastecen a la industria de la energía eléctrica actualmente depende principalmente de las compras a Rosneft, con sede en Rusia, y en menor medida a otras compañías”, dijo el funcionario de Pdvsa a Platts.

“En los últimos cuatro meses, Pdvsa ha comprado combustible por encima de las tasas reales de consumo interno con la intención de mantener los inventarios completos y tener un margen de maniobra en caso de emergencia a corto plazo”, dijo otro funcionario de Pdvsa que es miembro del equipo técnico de la comisión presidencial creada para “defender, reestructurar y reorganizar” las industrias petrolera, de gas natural y petroquímica de Venezuela

La información precisa sobre los totales del inventario de combustible no estaba disponible el viernes.

PDVSA y Rosneft firmaron acuerdos en 2019 que implican el intercambio de crudo producido en Venezuela por productos refinados obtenidos por Rosneft.

“Rosneft fue el único proveedor que indicó que estaba dispuesto a trabajar en las circunstancias actuales y garantizar el suministro (de combustible) en 2019. Esperamos que este apoyo continúe en 2020, pero si no es posible, aplicaremos un plan de racionamiento hasta ver una recuperación parcial en la capacidad de refinación local”, dijo a Platts el primer funcionario.

Según un informe interno, Rosneft suministró a PDVSA un total de 4,5 millones de barriles de gasolina RON 95 y 700.000 barriles de MTBE en noviembre y diciembre.

No hubo cifras de importación de gasolina disponibles para enero y febrero.

Las cifras oficiales revisadas por Platts indican que la demanda de productos refinados en marzo promediará 355.000 b/d, un aumento del 68% en comparación con las entregas reales de 2019. El aumento de la demanda se debe a la sustitución de inventarios y la necesidad de aumentar las existencias, según las cifras.

Sin embargo, si las importaciones continúan es incierto dada la escalada de las sanciones estadounidenses contra el régimen de Maduro y sus aliados.

Estados Unidos impuso el martes sanciones a Rosneft Trading SA, la subsidiaria con sede en Ginebra de la compañía petrolera rusa de propiedad estatal, por apoyar al sector petrolero de Venezuela al continuar comerciando con Pdvsa y ocultar envíos de crudos y productos.

Según los documentos internos de Pdvsa vistos por Platts, Pdvsa espera dos envíos de Reliance, con sede en India, en febrero y marzo, uno que contiene 260.000 barriles de ULSD y otro de 260.000 barriles de diesel con 0.1% de azufre.

Además, se espera que ENI de Italia entregue un envío de 250.000 barriles de ULSD y que Rosneft entregue un envío de 240.000 barriles de diésel 0.5% de azufre.

Las sanciones de EEUU a Rosneft Trading están programadas para entrar en plena vigencia el 20 de mayo.