Vicente Brito: ¿Estamos en un estancamiento total y sin salida?

 

Cuando analizamos el acontecer político nacional. Lo que se observa es una radicalización creciente por parte de los que ejercen el poder donde se toman las decisiones que ellos consideren, asumiéndose posiciones que cada día que pasa lucen mas extremistas y mas limitativas de los derechos ciudadanos.

Lo más inquietante es la falta de respuestas a las distintas propuestas presentadas por las instituciones más representativas del país como la Iglesia y gremios empresariales, para poder lograr salidas a la grave crisis institucional y política que nos afectan.

Nos encontramos con una diversidad de declaraciones emitidas por distintos voceros oficiales que van desde el llamado a dialogo, proponerse acuerdos para elecciones, hasta las mas radicales donde se pretende imponer una sola salida que les garantice la permanencia en el ejercicio del poder.

Lo preocupante es que en la medida en que transcurren los días, la ” batalla política” alcanza niveles angustiantes de confrontación que actúa como un terreno movedizo virtual que parece tragarse las aspiraciones de la base popular que solicita a gritos, prontas soluciones a la complejidad de las limitaciones que afectan a los venezolanos que ven como día a día crecen mermando dramáticamente su calidad de vida.

Una alternativa que pareció funcionar meses atrás fue la incorporación de los diputados del PSUV a la Asamblea Nacional, creándose una sensación que se lograrían salidas adecuadas a todas las distintas corrientes políticas que hacen vida en el país. Lamentablemente lo que ocurrió fue lo contrario al propiciarse una fractura institucional que limita el funcionamiento del principal poder constitucional del Estado, representado en los diputados electos en diciembre de 2015 y que conforman la Asamblea Nacional.

Lo cual nos indica que la Nación se encuentra en un estancamiento total sin salidas posibles a la difícil coyuntura social demostrada en los elevados niveles de pobreza, limitada capacidad de consumo y un entorno económico que luce postrado y sin posibilidades de levantarse para empezar una recuperación verdadera. Y lo peor, sin una auténtica vocación para resolverlo.

Vicente Brito
Presidente
Red por la defensa al Trabajo,
la Propiedad y la Constitución.