Corte electoral mantiene elecciones en Bolivia para 2020 y propone fechas alternativas

Foto: Cortesía

 

 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia mantuvo para este 2020 las nuevas elecciones generales en Bolivia y propuso al Congreso “un rango de fechas” entre junio y septiembre para realizarlas, según un pronunciamiento este jueves de su sala plena.

El TSE “propone (a la Asamblea Legislativa Plurinacional) un rango de fechas en las cuales deberá celebrarse la votación comprendido entre el domingo 7 de junio y el 6 de septiembre de 2020”, dice el pronunciamiento leído por su presidente, Salvador Romero.

A raíz de la crisis por la pandemia del coronavirus, que ha afectado hasta la fecha a 40 personas en el país, el órgano electoral había aplazado indefinidamente los comicios generales, fijados inicialmente para el 3 de mayo.

La medida de postergación fue tomada el sábado pasado tras haberse decretado una cuarentena total en el país primero hasta el 4 y luego hasta el 15 de abril con cierre total de fronteras y prohibición de salir a las calles bajo pena de multa y arresto por ocho horas.

La Asamblea debe aprobar la nueva fecha de elecciones mediante una ley. Según Romero, “dentro de ese lapso, el Tribunal Supremo Electoral definirá una fecha para la votación”.

Mientras persistan las restricciones por el coronavirus, el cronograma electoral está paralizado. “Hoy hemos suspendido el proceso electoral. Lo retomaremos tan pronto como lo permitan las condiciones”, señaló Romero.

Las elecciones del 3 de mayo fueron convocadas de forma extraordinaria tras la anulación de los comicios del 20 de octubre de 2019, después de que una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) denunciara irregularidades a favor del entonces presidente Evo Morales (2006-2019), que se postulaba a un cuarto mandato.

Morales, primer presidente indígena y quien gobernó casi 14 años, se vio obligado a renunciar después de soportar tres semanas de presión en las calles y de perder el apoyo de los militares. Ahora está refugiado en Argentina.

AFP