Poco a poco, los animales van tomando las calles de las ciudades en aislamiento por el coronavirus

Ciervos se reúnen afuera de una tienda de recuerdos en busca de golosinas en Nara, Japón (Foto AP / Jae C. Hong Vía InfoBae)

 

Los ciervos en Nara son venerados como ningún otra especie. Desde que comenzó el brote por el COVID-19, la antigua capital de Japón se ve invadida por centenares de ellos que ante la ausencia de turistas se extienden más allá de sus límites.

Por InfoBae

Los tours son cancelados. Los restaurantes están vacíos. Y los templos centenarios están más tranquilos de lo habitual en la antigua capital de Japón, golpeada por la pandemia de coronavirus. Todo Nara está sufriendo -junto a sus templos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO cerrados- mientras el país combate el COVID-19.

Todos excepto el venado. La vida cotidiana del animal atesorado de la ciudad permanece prácticamente sin cambios. Mientras que la mayoría de los ciervos permanecen dentro de los límites de su parque cubierto de hierba, algunos se dirigen a tiendas de regalos y restaurantes al otro lado de la calle del parque. Los venados tienen el derecho de paso, y los conductores lo honran.

Menos turistas solo significa un poco más de competencia por las golosinas sin azúcar o “galletas de venado”, que en su mayoría están hechas de harina de trigo.

Una pila de galletas se agota rápidamente cuando una docena de ciervos pululan alrededor de un comedero generoso, asintiendo con la cabeza como si estuvieran haciendo una reverencia al estilo japonés. Cuando termine de alimentarse, simplemente levante las manos vacías hacia el venado. Se dispersarán mágicamente.