Venezolana escapó del infierno por una vida mejor pero la encarcelaron en Trinidad y Tobago

Raimaris Cedeño antes de ser liberada de la prisión de mujeres Golden Grove

 

Cuando el sol se escondió detrás del horizonte el jueves pasado, Raimaris Cedeño aún no se había adaptado a la luz solar, los sonidos o el movimiento.

Por: Sheila Rampersad | TrinidadExpress.com

Ese día, Raimaris estaba en el mundo libre por primera vez después de 744 días ¿Mucho? fue demasiado. Pero, como en la Prisión de Mujeres de Golden Grove y el Centro de Detención de Inmigración (IDC), siguió adelante, abrazando a la familia, haciendo videollamadas a su amada en Venezuela y repitiendo lo feliz que estaba.

“Me enamoré de él. Prometió que conocería a su familia. No me obligaron; fue una decisión voluntaria estar con él, y no porque las cosas fueran más fáciles con él”, dijo.

Detrás de los ojos del técnico dental de 25 años había una experiencia que nunca podría compartir completamente con las personas más cercanas a ella: los hermanos Ronny y Ramon y su hija de cuatro años que viven con su madre de 56 años en Venezuela. La suya es un viaje a través del mar agitado en una noche oscura, una mujer joven que lleva ropa y su equipo dental.

Raimaris Cedeño antes de ser liberada de la prisión de mujeres Golden Grove

 

En peligro de extinción en Venezuela:
Cuando tomó la decisión de cruzar las aguas oscuras de Tucupita a Chatham en el sur de Trinidad, había sido robada en Venezuela varias veces, entregó su dinero y teléfono y le apuntaron con un arma en la cara. “El clima político había cambiado tanto que la gente simplemente se topaba con casas y robaba cosas.

“Hubo muchas protestas, lanzando bombas y misiles. Ese día estaba en casa con mi hija y ese era mi límite para la decisión que podría haber tomado. Así que hice ese cambio para intentar cualquier cosa para venir a Trinidad”, indicó Cedeño .

De contrabando:
Nunca había visitado Trinidad, pero escuchó historias de otros en Tucupita sobre sus experiencias positivas aquí. Se hizo amiga de un hombre trinitense en Facebook con el que desarrolló una relación virtual. Él arregló para que ella fuera contrabandeada a Trinidad a través de Chatham por 700 dólares.

Entonces, un viernes por la tarde, alrededor de las 2:00 PM, caminó hacia una playa en Tucupita y abordó un bote para Trinidad. Con ella estaban cinco de sus compatriotas y el barquero. Navegaron por las aguas agitadas, durmiendo en el mar esa noche.

“Fue muy peligroso. Nunca había viajado en aguas tan agitadas. Comimos pescado frito y mandioca; la comida fue arreglada por el conductor del bote. Realmente no tenía miedo porque estaba rodeado de personas y no parecían asustados, así que pensé que era normal”.

Casi 24 horas después, a mediodía del domingo, llegó a Chatham, donde ella y otros dos viajeros fueron recibidos por su novio de Facebook. La llevó a una casa que, según dijo, pertenecía a un amigo suyo.

Raimaris Cedeño comparte con su familia

Traicionada y arrestada:
Se quedó allí durante un mes, desarrollando su relación con su novio trinitense hasta que él pareció volverse contra ella. Discutían a menudo. La acusó de infidelidad, a menudo amenazando con llamar a la policía por ella.

“Solo después me di cuenta de que me engañó diciéndome que teníamos una relación. Solo cuando llegué aquí me di cuenta de que estaba muy involucrado con otras mujeres, que era responsable de traer y llevar a otras mujeres (venezolanas). Me había enamorado de él. Al principio me gustaba como novio, pero cuando llegué aquí todo cambió. Entré en la falsa premisa de que él era un novio que cuidaría de mí y cuando llegué aquí, básicamente se estaba organizando para el círculo, traficando en otras palabras. Fui engañada, solo era un número, una estadística.

Temerosa de que la arrestaran, ella finalmente salió de la casa y de él para buscar alojamiento en Mayaro. Fue otra decisión fatídica; la policía allanó y fue arrestada, procesada a través de la corte de magistrados y encarcelada. También se hizo una orden de deportación.

Raimaris cumplió dos años de prisión por entrada ilegal. Cuando su sentencia terminó el 11 de marzo, fue llevada directamente al IDC y marcada para deportación. Arrestada y encarcelada un mes después de llegar a la playa en Chatham en febrero de 2017, no se había registrado como refugiada en la Comunidad de Aguas Vivas del ACNUR ni pudo registrarse en el proceso de amnistía del gobierno de mayo / junio de 2019.

Ronny (izquierda) y Ramón Cedeño hablan sobre su hermana, Raimaris Cedeño, en su departamento de Curepe hace dos miércoles.

 

Experiencia en la prisión:
“Los días son muy tristes, pero trato de hacer cosas para mantener mi mente distraída”, había dicho en noviembre pasado durante su entrevista en la prisión de mujeres de Golden Grove, Arouca. “¿Qué puedes hacer realmente en prisión aparte de pasar el tiempo? Trato de tener un buen comportamiento y no meterme en problemas.

“Al principio, debido a que no sabía cómo hablar tu idioma, era difícil tener algún tipo de interacción con alguien. Poco a poco comencé a interesarme por aprender inglés, así que comencé a interactuar un poco más. Ahora tengo una mejor comunicación con los oficiales y los reclusos.

“Me sorprendió un poco que hubiera tantos hispanoparlantes encarcelados, así que conseguí compañía. Pude hablar con quienes vivían en la misma área que yo en Tucupita ”.

Liberado
El 23 de marzo, después de varias gestiones ante el Ministro del Departamento de Seguridad Nacional e Inmigración, el abogado Jerome Riley recibió en nombre de Raimaris una carta de oro de un oficial legal de inmigración: Raimaris debía ser liberado en una Orden de Supervisión de acuerdo con la sección 17 (1) ) de la Ley de inmigración. Se pagaría una fianza de seguridad de TT $ 2,100 y se presentaría a la Unidad de Inmigración la prueba de registro ante el ACNUR como solicitante de asilo / refugiado.

Fue extraño ver a Raimaris el jueves pasado en El Socorro, donde se queda con una amiga, y luego en Curepe, donde recibió el amor de sus dos hermanos. Los pantalones cortos, la blusa ceñida y el cabello rizado no coincidían con las costureras sin uniforme, del uniforme de la prisión que despectivamente llaman “vestidos de tres agujeros”.

Raimaris Cedeño comparte con su familia

 

Una cosa era la misma: su preocupación por su hija, que ahora tenía cuatro años. En prisión, generalmente recibía una llamada cada mes de su madre en Venezuela. Sin embargo, eso se suspendió a fines del año pasado debido a la insuficiencia de fondos para las llamadas al exterior de las cárceles.

“Cuando mi madre me dice que ella (hija) está bien, no sé si es verdad. Creo que me está diciendo eso, así que no me preocupo. Y sé que mi madre es mayor y no tiene la energía para cuidar a mi hija, que es muy vivaz y difícil de tratar. Así que no sé si está bien o si mi madre me está diciendo estas cosas para no perder la esperanza.

“A veces me sientaba en mi cama (en prisión) y me sentía tan sola, tan desesperada, sin esperanza, lloré mucho. No puedo creer que esto me haya pasado. Lo perdí todo, va a ser muy difícil para mí “.

Sin arrepentimientos:
A pesar de su lamentable destino después de abordar ese bote en Tucupita en busca de una vida mejor, Raimaris no lamenta su decisión.

“Todo en la vida sucede por una razón, así que si estoy aquí es porque Dios ha puesto las cosas en su lugar para mi desafío, mi prueba. Estoy reflexionando sobre mi vida y mirando las cosas de manera diferente porque si estuviera en el mundo libre, podría no haber tenido la misma mentalidad, por lo que habría cambiado en cierta medida.

“Pienso en todas las veces que habría tenido a mi hija y no habría pasado tanto tiempo con ella y ahora estoy pensando en todo el tiempo que podría haber utilizado para estar con ella, así que aprecio eso ahora. Estoy esperando ese momento para pasar todo el tiempo posible con ella “.

Traducción libre del inglés por lapatilla.com