Acreedores de Odebrecht aprueban reestructuración de 12 subsidiarias

Fotografía del edificio de Odebrecht en el distrito San Isidro de Lima (Perú). EFE/Germán Falcón/Archivo

 

 

Los acreedores del grupo brasileño Odebrecht aprobaron el plan de recuperación judicial de 12 de sus 20 subsidiarias para reestructurar su millonaria deuda, según anunció este jueves el conglomerado.

En un comunicado, Odebrecht indicó que tras diez meses de negociaciones y después de varias horas de asamblea en formato virtual, los acreedores dieron luz verde al plan de reestructuración, un paso “decisivo para la recuperación económico-financiera” del grupo.

“Tenemos la convicción de que otras ochos empresas tendrán sus planes (de recuperación) aprobados en hasta sesenta días”, apuntó Ruy Sampaio, presidente del grupo y quien firmó el comunicado.Los acreedores habían rechazado la propuesta inicial del conglomerado de incluir las 20 subsidiarias en un único plan de reestructuración.

Para el ejecutivo, la aprobación del plan de recuperación judicial representa “una importante demostración de confianza en la recuperación de Odebrecht”.

Después de la homologación judicial de la decisión de los acreedores, el grupo tendrá un plazo legal de dos años para la ejecución del plan de reestructuración de las empresas que se acogieron.

La aprobación, ponderó Sampaio, permitirá “superar en primer lugar los desafíos actuales de la crisis económica y de salud pública -por el coronavirus- y, al mismo tiempo, considerar oportunidades de negocios donde tenga cabida nuestra experiencia empresarial y emprendedora”.

Odebrecht afronta una grave crisis económica desde que las autoridades brasileñas destaparon hace cinco años una vasta trama corrupta en la petrolera estatal Petrobras, que ha enviado a prisión a decenas de empresarios y políticos, y asimismo, ha servido para desvelar redes similares en otros países de Latinoamérica.

El grupo reconoció la corrupción en el seno de sus empresas, firmó acuerdos con autoridades de diversos países y se comprometió a pagar millonarias multas a cambio de seguir operando, pero el cerco judicial desestabilizó las cuentas del imperio constructor.

EFE