Condado de Riverside extiende orden sobre máscaras y la distancia sana hasta junio

Una orden de salud de emergencia del condado de Riverside que requiere que los residentes usen máscaras cuando están fuera del hogar y se adhieran a las prácticas de distanciamiento social está vigente hasta el 19 de junio, aunque es posible que el sector empresarial regrese gradualmente a un cierto grado de normalidad, dijeron funcionarios del condado el miércoles.

Por Telemundo52

“Para el futuro inmediato, esta es la nueva normalidad en el condado de Riverside”, dijo el Dr. Cameron Kaiser, oficial de salud pública, durante una sesión informativa transmitida en vivo desde el Centro Administrativo del Condado en el centro de Riverside, en la que se anunciaron dos muertes adicionales por coronavirus y 207 nuevos casos confirmados.

“El virus todavía está dando vueltas”, dijo Kaiser. “Un gran parte de lo que vaya bien y lo que vaya mal depende de lo que hagamos”.

Las órdenes de salud anteriores de Kaiser de fines de marzo y principios de abril expirarían el jueves, pero firmó una directiva enmendada con algunas modificaciones, al tiempo que mantuvo los mandatos locales que no son requeridos por el estado, incluido el uso de cubiertas faciales.

Los funcionarios del Sistema de Salud de la Universidad de Riverside dijeron que la orden revisada está destinada a alinearse con la orden ejecutiva de quedarse en casa del 19 de marzo del gobernador Gavin Newsom, que permanece vigente por un período indeterminado.

La directiva revisada de Kaiser también mantiene el mandato de cierre en todo el condado para todas las escuelas públicas y privadas, incluidos los colegios y universidades, hasta el 19 de junio.

Kaiser dijo que el aumento de las temperaturas y las condiciones atmosféricas similares a las del verano deberían “ralentizar el virus”, pero enfatizó que las cubiertas faciales en cualquier entorno, incluidos los espacios abiertos o los sitios recreativos, deben utilizarse.

“Se debe esperar que la gente viva con ellos por un tiempo”, dijo el médico.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (conocido por sus signos en inglés, CDC) recomiendan las máscaras de tela para contener el COVID-19 “donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener, como supermercados y farmacias”, que los CDC describen como “áreas donde se ve alta transmisión comunitaria.”

La directiva del oficial de salud del condado enfatiza el uso de una distancia mínima de seis pies entre cada persona cuando se encuentra en público.

El recuento actual de infecciones documentadas del condado de Riverside es de 3,942, en comparación con 3,735 el martes y 3,084 de hace una semana. Un método clave para medir la prevalencia del virus — la llamada “tasa de duplicación”, cuando las infecciones aumentan un 100% durante un período determinado — ahora se ha extendido a poco más de dos semanas. Las autoridades dijeron que la amenaza de propagación estaba grave cuando era cada cinco días.

Las cifras muestran que 143 personas en todo el condado han muerto por complicaciones relacionadas con el virus, y 1,346 se han recuperado de las infecciones de COVID-19. A principios de este mes, los funcionarios del Sistema de Salud de la Universidad de Riverside pronosticaron hasta 13,000 infecciones y 200 muertes a comienzos de la próxima semana, lo que según los datos actuales no se alcanzará.

“Hemos estado conversando con el liderazgo local y las empresas, y escuchamos la frustración, las luchas y las dificultades financieras y la necesidad de recuperación económica”, dijo el presidente de la Junta de Supervisores, Manuel Pérez. “Sabemos que la gente está lista para volver al trabajo”.

Pérez señaló los criterios anunciados el martes por Newsom — para una reducción en “cuatro fases” de las regulaciones estatales para desencadenar al sector privado de las restricciones causadas por el coronavirus — como un gran paso adelante, siguiendo los pasos del plan de “Abriendo de nuevo a América” del presidente Donald Trump presentado el 16 de abril.

“Sabemos que la fuerza laboral está lista, y sabemos que las empresas están listas”, dijo el supervisor. “Necesitamos hacerlo en fases”.

Pérez dijo que las pruebas serán claves para obtener datos que se puedan proporcionar al Departamento de Salud Pública de California que muestren si el condado está logrando contener el coronavirus.

Dijo que cree que el condado ya está a punto de entrar en las dos primeras fases, cuando se permitirá a las tiendas minoristas reabrir bajo medidas de mitigación, mientras tendrán que recoger artículos al orillo de la banqueta y la fabricación de bienes “no esenciales”, como ropa y muebles, puede continuar.

Todos los residentes del condado son elegibles para exámenes de coronavirus si hacen citas por teléfono por adelantado al 800-945-6171.

Según el director del Departamento de Salud Pública del condado, Kim Saruwatari, se han realizado pruebas de COVID-19 a unos 50,000 residentes. El condado está buscando expandir las instalaciones de detección, con nuevos sitios potencialmente abiertos en el Paso San Gorgonio y el Valle de San Jacinto, uniéndose a los sitios que ya están en operación en Indio, Lake Elsinore, Perris y Riverside.