Necesidad de compras hace que el aislamiento por las mañanas sea difuso en Ciudad Guayana

Más dudas que respuestas surgen con cada reporte de los voceros del gobierno de Nicolás Maduro con respecto a los casos de COVID-19.

Por Jhoalys Siverio / correodelcaroni.com

Jorge Rodríguez, ministro del régimen, informó la noche del 27 de abril sobre un tercer caso detectado en el estado Bolívar. Indicó que se trataba de una joven de 18 años proveniente de Manaos que ingresó por la frontera con Brasil.

El alcalde del municipio Caroní, Tito Oviedo, confirmó este hecho y dijo que, efectivamente, la mujer es atendida y recibe medicación en uno de los hospitales centinelas en Ciudad Guayana.

“Lo importante es evitar contagios comunitarios”, afirmó el burgomaestre, al hacer mención a los casos de la escuela de béisbol en Nueva Esparta.

La ciudadanía se sigue cuidando como puede, procurando no salir de casa, salvo para comprar comida, lavarse las manos frecuentemente y usar alcohol | Fotos William Urdaneta

 

En Ciudad Guayana, las medidas de confinamiento tienen su efectividad en horas de la tarde y la noche cuando queda restringido el libre tránsito. Pero en las mañanas, en las únicas horas que los ciudadanos disponen para hacer las compras diarias de alimentos, el efecto de cuarentena se difumina en el paisaje urbano.

Se observan largas colas a las afueras de los comercios que, como prevención, limitan el número de personas a ingresar. Todos usan tapabocas, pero esto no quiere decir que la persona esté protegida 100%.

“Yo salgo de mi casa estrictamente lo necesario, uso el tapabocas, me lavo las manos con agua y jabón, uso alcohol para desinfectar todo, al igual que mis manos cuando llego de algún sitio, y también uso gel antibacterial. Pienso seguir haciendo lo mismo. La única solución es que el gobierno se vaya, pero como no será así, que cierren las fronteras, que nombren profesionales de salud eficientes que sepan del tema y que usen pruebas eficientes para detectar el virus”, señaló Diana Rodríguez, ama de casa.

Josefina Guerra, al igual que Diana, solo sale de su casa estrictamente a lo necesario, y cuando lo hace, dice, trata de cumplir con el distanciamiento social.

“Si es cierto que el nivel de casos en Venezuela es bajo en comparación con otros países, y que los contagios son de personas que llegan de afuera, lo que debe hacer el gobierno es dar mayor rigurosidad a los cercos en las fronteras. Muchos están regresando al país, y aunque hay supervisión en las fronteras, esta no es suficiente. Hay personas que por la desesperación de llegar a sus casas eluden los cercos e incumplen las medidas de revisión y cuarentena. También en los peajes se deben activar eficaces, no a base de preguntas, así como en las unidades de transporte urbano”, explicó Guerra.

Omar Delgado tampoco tiene previsto aumentar las medidas de prevención, más allá de las que ya aplica: no salir de casa, salvo para comprar comida, lavarse las manos frecuentemente y usar alcohol.

Contradicción en las informaciones

También de Brasil provino otro contagio, el de una joven oriunda del estado Anzoátegui, pero que estuvo en Pacaraima. ¿Cómo ingresaron si la frontera está cerrada? Desde hace semanas se lleva a cabo el plan vuelve a la patria en las fronteras venezolanas.

El gobernador Justo Noguera ha informado en videos desde el municipio Gran Sabana, sobre el ingreso de venezolanos que retornan a Venezuela y sus respectivos estados. Allí les practican pruebas rápidas para descartar el contagio y pasan por un proceso de acompañamiento hasta retornar a sus estados. En Caroní hay tres refugios: Fundación Armonía, CTE Cachamay y la sede de 171, donde también se aplican pruebas de descarte.

Sin embargo, para los guayaneses, ambos casos importados de Brasil significan un fallo en el punto de control en la frontera, y dudan de la efectividad de los test de pruebas rápidas traídas desde China.

No obstante, existe una contradicción entre el reporte de Jorge Rodríguez sobre el caso de Anzoátegui. El vocero del régimen de Nicolás Maduro dijo que también era atendida en el municipio Caroní, pero el gobernador de Anzoátegui, Antonio Barreto Sira, ofreció otros detalles en su cuenta en Twitter.

Precisó que la paciente tiene 21 años de edad y 36 semanas de embarazo. Es atendida en el CDI El Vallito, en Aragua de Barcelona, donde cumplirá aislamiento.

De acuerdo con información de Barreto, la joven salió de Brasil el 4 de abril y pasó por cinco controles; campamento de Aduana (un día), Santa Elena de Uairén (cuatro días en posada), Luepa (cinco días), Puerto Ordaz (cinco días) y regresó a Aragua de Barcelona el 23 de abril y acude al hospital Rafael Rangel cuatro días después.

“Se le realizaron pruebas rápidas y arrojaban resultado negativo, además de estar asintomática. De regreso a Aragua de Barcelona se envía una de las pruebas a Caracas y resulta positiva. Las pruebas para corroborar diagnósticos se le realizaron en Caroní, estado Bolívar. Las pruebas estaban en el período de dar negativas. Pudo contaminarse en Brasil o en la vía con los que venía de viaje”, detalló Barreto Sira en Twitter.

Agregó que deben establecerse medidas rigurosas en puntos de control, al tiempo que recordó que los protocolos indican que los aislamientos preventivos deben ser mínimo de 14 días.

Esta es la razón por la que médicos advierten que al utilizar las pruebas rápidas en un período de los primeros siete a 10 días de incubación, pueden dar falsos negativos, por lo que recomiendan hacer PCR, al igual que a las personas con las que mantuvo contacto.