¿Por qué las personas suelen tener pesadillas durante la cuarentena?

Desde sueños extraños y pesadillas hasta un mayor insomnio , la pandemia de coronavirus ha estimulado algunos problemas de sueño inusuales para muchas personas (Shutterstock)

 

Muchas personas han estado prestando más atención a sus sueños durante la crisis mundial de coronavirus. A medida que varios lugares del mundo anunciaban bloqueos, un número cada vez mayor de personas preguntaba en redes si eran los únicos que tenían sueños extraños y memorables. Incluso, algunas personas que afirmaron no recordar nunca sus sueños dijeron que los estaban recordando por primera vez.

Por Infobae

Una reciente “encuesta de sueños” realizada por Deirdre Leigh Barrett, profesora asistente de psicología en la Escuela de Medicina de Harvard, parece confirmar que la incidencia de sueños vívidos ha aumentado a medida que el virus se ha extendido por todo el mundo. Los estudios han demostrado que eventos como el 11 de septiembre cambiaron la forma en que las personas soñaron durante un tiempo, haciendo que sus sueños fueran más intensos y memorables en los días posteriores a los ataques. Parece factible que la pandemia de coronavirus, que ha impactado personalmente a casi todos en la Tierra, pueda tener un impacto similar.

Sin embargo, descifrar cómo y por qué eventos como estos afectan nuestros sueños es difícil. A pesar del gran interés popular en el tema, la ciencia todavía comprende muy poco el soñar. Sabemos que nuestros cerebros usan el sueño para codificar recuerdos a largo plazo, y también sabemos que los sueños son parte de este proceso o un subproducto del mismo. Algunos estudios muestran que el sueño de movimiento ocular rápido (REM), la etapa de sueño en la que tenemos los sueños más vívidos, también es crucial para nuestra salud, ayudando en la regulación y el aprendizaje emocional. Pero las complejas interacciones entre los eventos en nuestra vida diaria y nuestros sueños aún no se comprenden del todo.

Algo que podemos decir con certeza es que la actual crisis de coronavirus ha provocado una gran cantidad de estrés y ansiedad para millones de personas. La investigación ha demostrado que el aumento de la ansiedad durante el día puede conducir a un contenido más negativo en los sueños. Estos estudios sugieren que nuestros sueños son sensibles a nuestros entornos sociales durante el día.

“En el actual estado de cuarentena, con la amenaza del nuevo coronavirus que asecha y tantas otras preocupaciones cotidianas e inseguridades acerca del futuro, las personas se encuentran en un estado de alerta permanente y con una angustia constante que afecta, entre otras cosas, la función del dormir y el descanso”, explicó en diálogo con este medio la psicoanalista Agustina Fernández, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

En la actualidad las alteraciones en el dormir en general son muy frecuentes. Las personas expresan dificultades para consolidar el sueño, permanecen en desvela varias horas, se despiertan repetidas veces a lo largo de una misma noche o de madrugada sin poder volverse a dormir. Y en su contrapartida, padecen un cansancio constante y sueño durante el día.

Para la especialista, desde el psicoanálisis y a partir de Freud, “los sueños se entienden como formaciones del inconsciente. Esto es, que en el sueño se expresa el deseo inconsciente de manera desfigurada, camuflada, mediante dos mecanismos fundamentales la condensación y el desplazamiento”.

“Las ‘pesadillas’, como se las suele denominar, son un fenómeno bien actual en este contexto de aislamiento social y de alerta constante. Freud los llamaba ‘sueños de angustia’. Más allá de las temáticas y los personajes que se pongan en juego, estos sueños tienen algunas características comunes. Suelen producir en el soñante una sensación muy vívida donde lo soñado parece real. Y los sujetos se despiertan con mucha angustia, pudiendo presentar palpitaciones, ahogo, grito o llanto. Entender qué expresan sólo es posible en su consideración caso por caso”, aseveró.

Soñar es un estado único que quizás nos permite “reprocesar recuerdos perturbadores en un ambiente más seguro y tranquilo”, escribe Matthew Walker, profesor de psicología y neurociencia en la Universidad de California en Berkeley y director del Centro para el Sueño Humano Ciencias.

Para la psicoanalista Fiorella Litvinoff, los sueños guardan un sentido para el soñante. “En ellos se expresan y elaboran los miedos y traumas. Hoy uno de los miedos preponderantes que atraviesan a la mayoría de las subjetividades es el miedo al coronavirus, que muchas veces se refleja en pesadillas. El miedo al coronavirus despierta la pulsión de muerte, o sea el miedo a la muerte propia y de los nuestros. También refleja la vulnerabilidad que sentimos frente a la vida y es un escenario propicio para el despliegue de una hipocondría colectiva”, sostuvo en diálogo con Infobae.

El neurocientífico sueco Antti Revonsuo cree que los sueños de estrés pueden servir para mantenernos alertas a posibles peligros futuros; si soñamos con estar atrapados en un espacio lleno de gente en medio de una pandemia global, quizás nuestro cerebro esencialmente nos está dando la oportunidad de ensayar.

Otra investigación parece confirmar esto: un estudio de un grupo de estudiantes que se preparaban para un examen, descubrió que aquellos que tenían sueños de ansiedad la noche anterior a la prueba obtuvieron un rendimiento significativamente mejor, en un promedio de medio punto en un examen de siete escala de puntos

Pero incluso si los sueños ansiosos pueden tener un propósito, no es divertido tenerlos. Y si están interrumpiendo nuestro sueño, pueden hacernos más ansiosos: una noche de insomnio puede provocar un aumento del 30% en la ansiedad, según un estudio de 2019. Podríamos pensar que estamos demasiado nerviosos para dormir, en otras palabras, pero en realidad podría ser la falta de buen sueño lo que nos pone nerviosos.

Para Pablo Ferrero (MN 119.738), especialista en medicina del sueño y director del Instituto Ferrero de Neurología y Sueño, los altos niveles de ansiedad combinados con la disminución de las endorfinas (generada por la poca actividad física que propicia el encierro) aumentan los pensamientos negativos, que luego terminan alimentando nuestros sueños. “En las personas ‘mal dormidas’, ya sea por las pocas horas de sueño o la mala calidad, la consolidación de la memoria se inclina por los malos recuerdos que, durante la etapa REM (fase onírica por excelencia), dan lugar a las pesadillas”, explicó Ferrero a este medio.

Según un estudio en curso que el Centro de Investigación de Neurociencia de Lyon en Francia inició en marzo, la pandemia de coronavirus ha provocado un aumento del 35% en el recuerdo de los sueños entre los participantes, y los encuestados informaron un 15% por ciento más de sueños negativos de lo habitual. Un estudio diferente promovido por la Asociación Italiana de Medicina del Sonno (Asociación Italiana de Medicina del Sueño) está analizando los sueños de los italianos confinados durante el brote. Muchos de los sujetos experimentan pesadillas y parasomnias en línea con los síntomas del trastorno de estrés postraumático.

Reducir o restringir las fuentes de los recuerdos cotidianos, al estar atrapado solo en cuarentena, puede limitar el contenido de los sueños o hacer que el subconsciente busque recuerdos más profundos. Puede parecer obvio, pero los investigadores finlandeses han respaldado científicamente la noción de que la tranquilidad mental conduce a un “efecto de sueño positivo”, en el que los soñadores se sienten bien con lo que sucede en sus sueños. La ansiedad, por el contrario, está relacionada con el “afecto negativo de los sueños”, según muestran los datos, lo que resulta en sueños que son atemorizantes o perturbadores.

Para aquellos que buscan obtener algo de control sobre los malos sueños, centrarse en lo “extraño” puede ayudar, aseguran investigadores de Lyon. Cambiar el contexto (las leyes de la física, etc.) puede cambiar la perspectiva y proponer otro ángulo, un cambio en la comprensión que puede ayudar a cambiar o minimizar la emoción.

Al fin y al cabo, Freud propuso que los sueños son el “camino real hacia el inconsciente”, pero el camino no tiene que conducir a la angustia emocional. Comprender cómo los sentimientos diurnos se extienden a las experiencias nocturnas, puede mejorar los estados emocionales en cualquier etapa del ciclo de sueño-vigilia.