Los plomos en las alas del jefe de Rosneft: Venezuela y la caída de los precios petroleros

Igor Sechin podría algún día ser recordado en Rusia por contribuir al colapso más grande de un día en el precio del petróleo en casi tres décadas.

 

Marzo fue el mes más cruel para uno de los colaboradores más duros y más agresivos del presidente ruso Vladimir Putin.

Por Todd Prince y Mike Eckel en Radio Free Europe | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Igor Sechin, el jefe de la compañía petrolera estatal Rosneft, anunció que la compañía vendía miles de millones de dólares de inversiones en activos petroleros en Venezuela, meses después de que Estados Unidos golpeara con sanciones a dos unidades comerciales de Rosneft.

Eso ocurrió después de que Rusia había tratado de retar a Arabia Saudita en las negociaciones sobre los recortes en la producción de petróleo mientras la pandemia de coronavirus desaceleraba la demanda. Riad se resistió, el mercado cayó a fondo y Rusia se vio obligada a aceptar recortes récord.

Para el Kremlin, cuyo presupuesto depende en gran medida de altos precios del petróleo, el resultado amenaza años de prosperidad económica y, potencialmente, la legitimidad política de Putin. Para muchos, la culpa de ambos eventos recae en los hombros de Sechin.

Si él lo merece es una pregunta abierta.

Muchos analistas dicen que los precios del petróleo y el rublo eventualmente se habrían desplomado, incluso si Sechin hubiera estado más de acuerdo con las propuestas sauditas de recortes de producción.

Mientras tanto, Sechin encabezó la salida de Rosneft de Venezuela, que era vista como un pozo de dinero, significando un revés en la política exterior del Kremlin.

Aún así, Sechin ha sido señalado en los medios rusos y por algunos analistas por su papel en el acuerdo de la OPEP.

“Bien puede ser que la ‘era Sechin’ en el liderazgo de Rosneft sea recordada no por su incompetencia y pérdidas en los primeros años, sino por dos palabras: marzo de 2020”, escribió recientemente el economista ruso y profesor de la Universidad de Chicago, Konstantin Sonin en un artículo de opinión publicado en el periódico de negocios Vedomosti.

El portavoz de Rosneft, Mikhail Leontyev, no respondió de inmediato a los mensajes de Radio Free Europe en busca de comentarios.

‘Invasores corporativos despiadados’

Para los críticos de Sechin, puede ser un momento raro para regodearse. Pero es poco probable que afecte su envidiada posición como una de las personas más poderosas en Rusia, dijo Sonin a Radio Free Europe.

Putin valora la lealtad, dijo Sonin. Y pocos han sido tan leales al presidente, y durante tanto tiempo, como Sechin, de 59 años.

Cuando Putin trabajaba en la oficina del alcalde en San Petersburgo en la década de 1990, su entonces esposa, Lyudmila, resultó gravemente herida en un accidente automovilístico. Según los informes, Sechin fue enviado a la escena para recoger a una de las dos hijas de la pareja.

En Moscú, cuando Putin fue presentado como presidente interino cuando Boris Yeltsin renunció el 31 de diciembre de 1999, Sechin fue nombrado jefe adjunto de la administración presidencial.

En julio de 2004, Sechin entró al directorio de Rosneft, entonces una empresa relativamente pequeña que producía solo 20 millones de toneladas (140 millones de barriles) de petróleo al año. Hoy, la compañía produce más de 10 veces esa cantidad, lo que la convierte en el segundo mayor productor de petróleo del mundo después de Saudi Aramco.

Ese enorme crecimiento se debe principalmente a la adquisición, el robo, dicen algunos expertos, de los principales activos petroleros de otras empresas como Yukos.

Durante ese período, el gobierno de Putin emprendió uno de los movimientos más importantes de la presidencia de Putin: el enjuiciamiento del fundador de Yukos, Mikhail Khodorkovsky, entonces el hombre más rico de Rusia.

En octubre de 2003, meses después de alegar corrupción en Rosneft, Khodorkovsky fue arrestado a punta de pistola en un aeropuerto siberiano por cargos de fraude y evasión fiscal.

El gobierno se movió entonces a nacionalizar Yukos, y Rosneft adquirió los mejores activos de esa compañía.

En una entrevista de 2005 con Vedomosti, Khodorkovsky llamó a Sechin el “organizador y motor” del caso Yukos.

Sechin, en una entrevista con el Financial Times cinco años después, rechazó la noción de que el caso contra Khodorkovsky tenía motivaciones políticas y que los activos de Yukos fueran expropiados, diciendo que Rosneft pagó un alto precio por ellos.

Gutseriyev toma vuelo

Cuando la compañía de Khodorkovsky se disolvió, un productor de petróleo más pequeño llamado Russneft adquirió una participación del 50 por ciento en una de las subsidiarias siberianas de Yukos en 2005.

Rosneft ese año le ofreció a Russneft cambiar su participación del 50 por ciento en la unidad de Yukos por una participación en una subsidiaria, según informes de los medios. El propietario de Russneft, Mikhail Gutseriyev, dijo que el acuerdo era desfavorable y lo rechazó.

Un año después, los investigadores se presentaron en la oficina de Gutseriyev en medio de una investigación fiscal que amenazaba con la incautación de las acciones de la compañía.

El magnate huyó del país en 2007 para escapar del enjuiciamiento y Rosneft presentó una demanda al año siguiente en busca de $ 200 millones en daños y perjuicios de Russneft.

 

El magnate ruso Mikhail Gutseriyev huyó del país en 2007, pero en un raro movimiento se le permitió regresar

 

Vedomosti informó que a Gutseriyev le dijeron que Sechin estaba detrás de la investigación de impuestos, pero que no pudo comunicarse con el poderoso funcionario del Kremlin para discutir la situación.

A Gutseriyev luego se le permitió regresar a Rusia, un fenómeno inusual para un hombre de negocios que había caído en desgracia con las autoridades.

TNK-BP

En 2012, cuando Putin regresó a la presidencia después de un período de cuatro años como primer ministro, Sechin asumió un nuevo papel en Rosneft: presidente. Meses después, Sechin anunció que su compañía compraría el tercer mayor productor de petróleo de Rusia, TNK-BP.

La compañía era una mezcla de inversiones de una compañía rusa respaldada por tres empresarios políticamente conectados y el gigante petrolero británico BP.

El acuerdo de $ 55 mil millones se completó al año siguiente después de que Rosneft obtuvo decenas de miles de millones de deuda de prestamistas occidentales. Pero donde los precios del petróleo habían estado rondando los $ 100 por barril durante los últimos años, cayeron aproximadamente a la mitad a fines de 2014.

En 2014, Rusia se anexó la península de Crimea en Ucrania y alimentó una guerra separatista en el este de Ucrania. En respuesta, Occidente impuso sanciones económicas que impidieron que Rosneft transfiriera su enorme deuda en dólares.

La compañía se vio obligada a un acuerdo complicado que implicaba vender 625 mil millones de rublos ($ 14 mil millones) de bonos corporativos, una cantidad récord para Rusia en ese momento, que luego se cambiarían por dólares.

Fue una transacción enorme y no transparente que asustó a los comerciantes de divisas y alentó la caída del rublo.

Las pérdidas de Rosneft en la adquisición de TNK-BP fueron mayores que todos los acuerdos de privatización rusos de la década de 1990 combinados cuando se ajustaron por la inflación en dólares, estimó Sonin.

Cuando Rosneft se hizo empresa pública en 2006, era la mayor oferta pública para una empresa rusa, y las valoraciones iniciales la ubicaron en $ 79,8 mil millones.

Rosneft hoy vale $ 48 mil millones, menos que el precio que pagó por TNK-BP, y sus acciones ahora valen alrededor del 60 por ciento de su precio inicial de oferta pública.

¿Yukos Redux?

Entre 2013 y 2017, Rosneft realizó una ola de compras y realizó adquisiciones por unos 22 mil millones de dólares.

En un informe de noviembre de 2017 que criticaba el liderazgo de Sechin, los analistas petroleros de Sberbank, el prestamista controlado por el estado, dijeron que la campaña “no tenía un enfoque claro”.

Una de esas compras fue la adquisición de una participación del 50 por ciento en Bashneft, una compañía petrolera regional que tenía algunas de las instalaciones de refinación más modernas del país.

Antes de mediados de 2014, la compañía estaba controlada por Sistema, un conglomerado en expansión que se dedicaba a todo, desde bienes raíces hasta tiendas minoristas y telecomunicaciones.

En 2014, sin embargo, el gobierno ruso estatizó Bashneft. En septiembre de ese año, el propietario de Sistema, Vladimir Yevtushenkov, fue puesto bajo arresto domiciliario. Fue puesto en libertad en diciembre de 2014.

Rosneft no solo terminó comprando una participación del 50 por ciento en Bashneft, sino que luego demandó a Sistema por $ 4,5 mil millones, y finalmente logró un acuerdo de $ 1,7 mil millones en 2017.

Un año antes de la captura de Bashneft, Vladimir Milov, quien había sido viceministro de energía al principio del primer mandato de Putin, advirtió que Sechin había estado buscando adquirir la compañía durante una década.

“Bashneft es el objetivo más obvio y más fácil para Sechin”, predijo Milov en 2013.

Lucha de élite

Mientras Rosneft maniobraba para adquirir la participación de Bashneft, algunos funcionarios del gobierno se manifestaron públicamente en contra. Argumentaron que tener una empresa estatal que adquiera Bashneft liquidaría la noción de privatización.

Entre los que se opusieron al acuerdo se encontraba el entonces ministro de Economía, Aleksei Ulyukayev, miembro del llamado campo liberal en el gobierno ruso.

En noviembre de 2016, un mes después de que el gobierno ruso aprobara a regañadientes la compra de Rosneft de Bashneft, Ulyukayev fue arrestado dentro de la sede de la compañía por cargos de “aceptar soborno” de $ 2 millones.

Ulyukayev afirmó que fue engañado. Fue sentenciado a ocho años de prisión después de un juicio que vio repetidos intentos de que Sechin, el testigo principal, testificara.

“Sechin tiene una reputación horrible” entre la élite, dijo Tatiana Stanovaya, fundadora del grupo de expertos R.Politik, dijo a Radio Free Europe. “Extraoficialmente, los miembros de la administración presidencial y el gobierno lo critican duramente”.

Sechin, dijo, está dispuesto a “ir más allá” en la búsqueda de sus objetivos que otros aliados de Putin.

“Esa es su singularidad. Es impetuoso y se permite más”, dijo.

Venezuela

Sechin se ha enfrentado con casi todas las figuras importantes del sector ruso de petróleo y gas a lo largo de los años y muchos altos funcionarios que supervisan las decisiones económicas más importantes.

Pero como jefe de la principal compañía petrolera del estado, ha llevado a cabo proyectos que a menudo no están impulsados por los intereses de los accionistas privados (Rosneft ha perdido miles de millones de valor durante este tiempo), sino por demandas políticas aparentes, como las inversiones en Venezuela.

 

Nicolás Maduro durante una reunión con el presidente de la compañía petrolera estatal rusa Rosneft, Ígor Sechin (derecha), y el ministro de Petróleo y presidente de la compañía petrolera de Venezuela PDVSA, Manuel Quevedo, centro en diciembre de 2017. | Foro EFE

 

A cambio, Sechin ha buscado agresivamente favores del gobierno, incluidos billones de rublos en exenciones de impuestos para los campos petroleros de Rosneft y limitando el acceso a los campos del Ártico a las empresas estatales.

Ese proyecto faraónico ahora está retado por el colapso de los precios del petróleo.

“Su valor agregado como presidente de Rosneft es su acceso al Kremlin y a Putin. Juega constantemente juegos de palacio tratando de nombrar a su propia gente en puestos muy importantes”, dijo Rauf Mammadov, analista de energía en el Instituto de Medio Oriente especializado en la ex URSS.

En Venezuela, Rosneft estaba a la vanguardia de los intentos de Rusia de conquistar al liderazgo del régimen del país, parte del plan más amplio de Moscú para reafirmarse en el escenario mundial.

Rosneft se asoció con Pdvsa, de propiedad estatal venezolana, y le prestó a esa compañía miles de millones de dólares, incluso cuando el país sudamericano cayó en el caos económico.

En junio de 2019, en el principal foro de inversores de Rusia en San Petersburgo, Sechin criticó la política exterior de Washington y su uso de sanciones petroleras contra países como Venezuela.

“A varios comentaristas les gusta acusar a Rusia de usar la energía como herramienta política”, dijo Sechin a una audiencia cuyos miembros incluían al líder de China, Xi Jinping.

“Pero la realidad actual es que Estados Unidos usa la energía como arma política a gran escala. Las sanciones, o incluso la amenaza de su imposición, tienen un efecto destructivo en el ecosistema del mercado energético mundial”, dijo.

Ocho meses después de su discurso, Washington impuso sanciones a la primera de las dos unidades comerciales de Rosneft por ayudar a Venezuela a eludir un embargo petrolero estadounidense.

Algunas empresas chinas, cautelosas de violar las sanciones de Estados Unidos, detuvieron el comercio con Rosneft, un gran golpe. En marzo, Rosneft se vio obligado a vender sus activos venezolanos a otra empresa estatal rusa.

No hay posición para apostar

Según informes, el jefe de Rosneft fue la fuerza impulsora detrás de la decisión de Rusia en marzo de rechazar los recortes de producción adicionales propuestos por el grupo OPEP +, lo que condujo a la mayor caída de un día en los precios mundiales en casi tres décadas.

Sechin se había quejado durante mucho tiempo de que los recortes de la OPEP + solo abrieron la puerta a otras naciones como Estados Unidos para aumentar la producción y ejercer una mayor influencia política. Dijo que el acuerdo había obligado a su compañía a frenar el crecimiento de la producción de bajo costo en los últimos dos años,

Stanovaya dijo que Putin tomó la decisión final de alejarse de los recortes de producción adicionales. Sin embargo, dijo, es posible que él hubiera elegido lo contrario si Sechin no hubiera sido persistente.

Semanas después del colapso del acuerdo, Rusia regresó a la mesa de negociaciones con Arabia Saudita y la OPEP.

“El error de Sechin fue que no ocultó su euforia después de que se rompió el acuerdo”, dijo Stanovaya. “Como resultado, pareció que él estaba detrás de eso”.