Marine Corps reabre los gimnasios con nuevas precauciones de seguridad

Los marines de los Estados Unidos están comenzando a bombear hierro nuevamente, ya que los gimnasios en algunas instalaciones militares han reabierto con estrictas medidas de seguridad nuevas en medio de la pandemia de coronavirus.

Por NYPost





Los centros de acondicionamiento físico, desde Camp Lejeune de Carolina del Norte hasta Camp Pendleton de California y Quantico en Virginia, han reabierto sus puertas para los marines en servicio activo y los primeros en responder, informa el Marine Corps Times.

En el Centro de Actividad Física Barber de Quantico, los visitantes están restringidos a un entrenamiento de una hora y se requieren máscaras faciales. El equipo debe limpiarse después de cada uso y las pautas de distanciamiento social están vigentes, dijo una portavoz.

“Queremos que los infantes de marina y los residentes de Quantico puedan mantenerse en forma y fuertes, pero también mantener la seguridad y la salud de nuestra comunidad en la base”, dijo la portavoz de Quantico, la capitana Allison Burgos, en un comunicado.

En Camp Pendleton, los centros de entrenamiento táctico de alta intensidad reabrieron el viernes, pero a los marines se les aconsejó practicar 10 pies de distancia social y no usar vestuarios, duchas o saunas, de acuerdo con un sitio web de Marine Corps Community Services para la base de California.

“Su seguridad es nuestra principal prioridad”, se lee en el sitio web. “Por favor, lávese o desinfecte las manos antes de entrar”.

Al igual que en Quantico, se requieren recubrimientos faciales y los entrenamientos se limitan a los 60 minutos en Camp Pendleton, de acuerdo con las pautas.

Los marines en servicio activo en Camp Lejeune también pudieron regresar a los centros de fitness el viernes, pero no todos los gimnasios en la rama militar han reabierto. El personal militar debe contactar a los funcionarios de la base para obtener detalles adicionales, informa el Cuerpo de Marines.