Revelan la insólita razón por la cual el Barcelona no compró a Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo. | EFE/EPA/ALESSANDRO DI MARCO

 

 

Parece increíble, pero no. El Barcelona estuvo a un paso de conformar tal vez la mejor delantera de todos los tiempos con Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, pero el destino quiso que el artillero portugués jugase para el Manchester United y luego se convirtiese en leyenda del Real Madrid. ¿Qué fue lo que ocurrió?

Por: Infobae

Quién sacó a la luz este desconocido episodio fue Robert Fernández ex secretario técnico del club azulgrana quien en ese entonces trabajaba para el Valencia y había viajado a Portugal para ver a algunas jóvenes promesas del Sporting de Lisboa. Los dos futbolistas más destacados de ese equipo eran nada menos que Cristiano Ronaldo y Ricardo Quaresma, quienes habían llamado la atención de varios clubes de Europa.

“Me reuní con Jorge Mendes (representante) en un hotel después del partido; recuerdo que Cristiano estuvo muy bien ese día y que Quaresma también era muy bueno, la verdad. Había un ‘scouter’ (caza talentos) del Barça ese día también, no recuerdo exactamente quién, y hablando con él comentamos lo buenos que eran ambos”.

En ese momento, dentro del plantel del Barcelona había jugadores como Ronaldinho, Javier Saviola, Patrick Kluivert, Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Edgar Davids, entre otros, y necesitaban un extremo con capacidad goleadora: “Pero al final se decidieron por Quaresma”, contó Fernández en diálogo con Superdeporte.

La dirigencia catalana cometió un grave error ya que Quaresma apenas jugó 28 partidos y marcó un gol hasta que fue transferido al Porto. Mientras que Ronaldo fichó para el Manchester United y en un par de temporadas se convirtió en el mejor jugador del mundo. Además, esta decisión impidió que CR7 fuese compañero de Lionel Messi, quien por entonces era un canterano pero que años más tarde se asentaría en el 11 titular del conjunto azulgrana.

Como esta decisión revelada por el ex dirigente hay cientos, como por ejemplo en 2008, cuando el Barcelona anunció a Josep Guardiola como entrenador. En esos tiempos había varios integrantes de la junta directiva que preferían a José Mourinho, quien dirigía al Chelsea y ya había demostrado grandes cualidades como director técnico en la Premier League y en el Porto. Finalmente, el portugués recaló en el Inter de Milan, en donde ganó una Champions League, y más tarde fue contratado por el Real Madrid.