Rafael Narváez: La gasolina como monopolio estatal dejó de ser parte de la seguridad social del venezolano

Rafael Narváez, abogado defensor de los derechos humanos | archivo

 

El abogado defensor de DDHH, Rafael Narváez, refirió este viernes que la sociedad venezolana no le teme tanto al Covid-19 como sí a la violación sistemática de los derechos fundamentales por parte del gobierno madurista.

“La sociedad no le tiene tanto temor al Covid-19 como le tiene a la violación sistemática de los derechos humanos por parte del estado”, dijo, considerando que la prórroga del estado de alarma, “no pueden sustituir nuestra Constitución y menos congelar las garantías constitucionales y derechos humanos para cometer arbitrariedades en contra de las personas».

Explicó el jurista que lo estados de alarma y excepción para contener la pandemia y cortar la cadena de contagios, ha sido usado por el gobierno “como brazo represivo para amenazar, ejecutar detenciones arbitrarias contra médicos, periodistas, científicos, contra ciudadanos que expresen descontento por la crisis profunda económica, social y política que sigue sumergido nuestro país”.

Ello, dice, vulnera “los pocos derechos constitucionales que le quedan a los venezolanos, sin que los poderes públicos hagan el esfuerzo de liberarse de disciplinas partidistas para así recuperar nuevamente sus atribuciones, autonomía e independencia, establecidas en nuestra Constitución y hacer justicia”, comentó.

“Monopolio estatal”

Por su parte, el abogado se refirió a la escasez de gasolina que ha arreciado en las últimas semanas. Dice que es un “monopolio estatal” y que ya no forma parte de la seguridad social que tenían los venezolanos.

“Su escasez ha generado el mayor grado de corrupción e impunidad encabezado por efectivos de la GNB que no tienen escrúpulos para aplicar la «matraca » en dólares como política pública a usuarios en las estaciones de servicio, que después de hacer cola de 3 y 4 días, cuando logran llegar a los surtidores, si no has pagado, no te permiten llenar el tanque”, denunció.

De ese modo, criticó que los venezolanos siguen aguantando una cuarentena social “impregnada de una violación sistemática de los derechos humanos” porque “el Estado no ha podido garantizar en estas 9 semanas de pandemia mundial, los servicios de gasolina, energía eléctrica, agua, gas doméstico y el derecho al trabajo, para hacer frente a la hambruna por la hiperinflación que destruye día a día el salario de hambre de 800 mil bolívares decretado por el gobierno, con productos regulados en dólares”.

vía nota de prensa