EEUU: ¿Cómo funciona la prometedora vacuna contra el coronavirus?

Las acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York se dispararon durante la jornada (cerca de 4%) luego de noticias positivas sobre una vacuna experimental contra el coronavirus. La subida del índice industrial Dow Jones representaba el mayor salto en un mes.

Por TelemundoDallas

La biotecnológica Moderna con base en Cambridge, Massachusetts, reveló este lunes que su estudio en humanos en fase inicial de una vacuna contra el coronavirus produjo anticuerpos en los 45 participantes.

A cada participante se le dieron distintas dosis (de 25 microgramos, 100 mcg o 250 mcg), con 15 personas en cada grupo de dosis. Los participantes del estudio recibieron dos dosis de la vacuna experimental mediante inyección intramuscular en la parte superior del brazo con aproximadamente 28 días de diferencia. Los datos sobre una segunda dosis no estaban disponibles para el grupo de 250 mcg, dijo la compañía.

En el día 43, o dos semanas después de la segunda dosis, los niveles de anticuerpos en el grupo de 25 mcg estaban en los niveles generalmente observados en muestras de sangre de personas que se recuperaron de la enfermedad, dijo la compañía.

Los anticuerpos en el grupo de 100 mcg tenían anticuerpos que “excedían significativamente los niveles” en pacientes recuperados.

La vacuna también produjo anticuerpos neutralizantes contra COVID-19 en al menos ocho participantes, detalló la compañía. Cuatro participantes fueron asignados para recibir una dosis de 25 microgramos, mientras que los otros cuatro recibieron 100 mcg. Los niveles de anticuerpos neutralizantes estaban en o por encima de los niveles en las muestras de sangre, aseguró Moderna. La empresa informó que los datos sobre anticuerpos neutralizantes para los otros participantes aún no estaban disponibles.

“Estos datos provisionales de la Fase 1, aunque tempranos, demuestran que la vacunación con ARNm-1273 provoca una respuesta inmune de la magnitud causada por una infección natural que comienza con una dosis tan baja como 25 µg”, dijo Tal Zaks, director médico de Moderna.

Moderna ha trabajado rápidamente con los Institutos Nacionales de Salud, una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos, para desarrollar una vacuna. La compañía dijo que la vacuna era segura en líneas generales y bien tolerada.

Zaks declaró a The New York Times que la dosis más alta, de 250 microgramos, será eliminada de futuros estudios porque el aparente buen funcionamiento de las dosis bajas es suficiente. “Cuanto más baja es la dosis, más vacunas podremos hacer”, sostuvo.

También indicó al canal CNN que los resultados provisionales “demuestran que esos anticuerpos, esta respuesta inmune, puede realmente bloquear el virus” y lo consideró “un importante primer paso” en el camino hacia una vacuna que, si continúa habiendo buenos resultados, podría estar lista para el público en enero del año que viene.

Ahora la biotecnológica prosigue con la Fase 2, aprobada por el regulador estadounidense a principios de este mes y en la que participarán unas 600 personas, mientras que después planea una Fase 3 con miles de participantes para este mes de julio cuyo objetivo es confirmar los resultados de las etapas previas.

Combinados con el “éxito” de un ensayo pre-clínico con ratones en el que la vacuna evitó que el virus se reprodujera en los pulmones de los animales, “estos datos sustancian nuestra creencia de que mRNA-1273 tiene potencial para evitar la enfermedad de COVID-19 y mejorar nuestra capacidad de seleccionar una dosis para ensayos clave”, agregó Zaks en la nota.

“Con los positivos resultados provisionales de la Fase 1 y los datos positivos en el modelo con ratones, el equipo de Moderna sigue centrándose en avanzar lo más rápido posible con seguridad para empezar la Fase 3 del estudio clave en julio y, si tiene éxito, solicitar una BLA (permiso del regulador para comercializar)”, agregó el consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel.

En una conferencia telefónica abierta a medios, Bancel afirmó que la vacuna en pruebas “tiene una alta probabilidad de proporcionar protección de la enfermedad de COVID-19 en humanos”.

La vacuna potencial de Moderna contiene material genético llamado ARN mensajero, o ARNm, que se produjo en un laboratorio. El ARNm es un código genético que le dice a las células qué construir, en este caso, un antígeno que puede inducir una respuesta inmune para el virus.

El ensayo de fase 1 tuvo lugar en el Kaiser Permanente Washington Health Research Institute en Seattle, Washington. Probó la vacuna en 45 hombres y mujeres no embarazadas entre las edades de 18 y 55. Las acciones de Moderna en la Bolsa de Valores subían 25% hasta $83 en una jornada en la que llegaron a cotizarse hasta 36% más caras.