Italianos venden su oro debido a una crisis económica por Covid-19

oro
Foto de un empleado de una casa de empeño examinando piezas de oro que van a ser vendida, en Roma.
May 13, 2020. REUTERS/Cristiano Corvino

 

Massimiliano Barrotta ha visto un aumento de clientes que acuden a un vendedor su oro en su tienda de Roma, en momentos en que los italianos viven las consecuencias económicas de los confinamientos impuestos por el gobierno para frenar uno de los peores casos de la pandemia del COVID-19 en el mundo.

La cuarentena de ocho semanas se ha ido levantando gradualmente desde el 4 de mayo, pero ha dejado la economía de rodillas, con negocios cargados de deudas y decenas de millas de desempleados. La Comisión Europea espera que la economía de Italia se contraiga casi un 10% este año.

“Hemos visto un aumento de cerca de un 50% en nuestras compras de oro de clientes privados este año, especialmente en las últimas dos semanas”, dijo a Reuters Barrotta, gerente de tres tiendas “Compro Oro”.

Las tiendas de oro, que son cerca de 6.000 en Italia según el regulador del sector OAS, se multiplicaron durante la última recesión del país en 2012, cuando la gente que intentaba sobrevivir vendía desde anillos de matrimonio a dientes de oro.

Sin embargo, no son la única opción para los italianos que atraviesan dificultades. Las tiendas de empeño, donde la gente vende sus fruslerías o los Estados Unidos como garantías para préstamos, son mucho menos comunes, pero también están viendo un aumento de sus negocios.

“Aún estoy pagando la casa donde vivo con mi esposa. La vida es cara, la hipoteca es alta, ¿qué puedo hacer?”, Dijo el jubilado Nazareno Bucchi al salir de la casa de empeño Afiliar en la Piazza Monte di Pieta, una plaza del centro de Roma famosa por sus prestamistas desde el Siglo XVII.

El mercado del oro no solo se refiere a gente pobre que vende reliquias familiares.

Considerado como un activo de refugio en tiempos de crisis, el metal precioso también ha visto un aumento de compradores, impulsando una reciente alza de su valor.

Barrotta dijo que, en los últimos dos meses, la demanda por barras y monedas de oro en su tienda, que continuó operando en línea durante los confinamientos, aumentó en un 50% respecto al año pasado, aunque el precio por gramo ha subido un 25% desde diciembre.

Un italiano que invirtió en oro en el último mes y solicitó permanecer anónimo dijo que compró un par de monedas de la casa de monedas británica Royal Mint, parte de la colección Bestias de la Reina, insperadas en criaturas heráldicas ancestrales.

“Solía ??comprar estas monedas a unos 1.100 euros (1.202,41 dólares) cada una. Ahora cuestan unos 1.700 euros”, reseñas.

Reuters