Los sucesos de 2020 que estarían anunciando la venida del apocalipsis


Puede que el Antiguo Testamento este viendo en puerta sus premoniciones luego de la pandemia del coronavirus, una peste de langostas que azota África y el Medio Oriente, desastres naturales y visiones en el cielo.

El Farandi

La plaga de langostas que ha estado creciendo en África está atravesando el Medio Oriente. En el último mes, las langostas, que no se han visto en la región durante más de 30 años, han devastado los cultivos en Kenia, Etiopía y Somalia, y el enjambre todavía se está reproduciendo.

En un inquietante video proveniente del Sur de Irán, muestra al enjambre de insectos en una carretera que afecta la visibilidad y detiene el tráfico.

 

Estos insectos del desierto se están deleitando con los cultivos en Yemen, Pakistán e India, y están dejando un rastro de destrucción de los suministros de alimentos, que a su vez pueden matar a muchas más poblaciones que el actual virus.

Las langostas de África se han reproducido a un ritmo sin precedentes, lo que representa “una amenaza para la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia al comienzo de la próxima temporada de cultivo”, según Locust Watch, una división de monitoreo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, que brinda asistencia de emergencia a los países que enfrentan invasiones de langostas del desierto.

Según los reportes, la plaga ya es la peor en Kenia en 70 años, y en al menos 25 años para otras partes de la región. Los enjambres pueden moverse hasta 90 millas (145 Km) por día y pueden comer su peso diariamente.

Para tener una idea más clara de lo horrible que es la situación, las autoridades informaron que una capa de langostas muertas se apiló 6 pulgadas (15 cm) de alto después de que un área fue rociada con pesticidas.

Evidentemente la fumigación aérea es la forma más efectiva de detener las langostas, pero las agencias de ayuda dicen que no hay suficiente equipo o fondos para vencer adecuadamente a los enjambres.

Los reveses pueden ser producto de las acciones globales tomadas para frenar la propagación de COVID-19, ya que los expertos no pueden viajar a las reuniones en el país para capacitar a los lugareños para combatir la amenaza de la langosta, según dijo el lunes Keith Cressman, el oficial de pronósticos de langosta con sede en Roma.

Según un reportaje del New York Times, hace tiempo que Shamain Webster, quien vive en los suburbios de Dallas, Estados Unidos, ve las señales de un inminente apocalipsis, tal como el que la Biblia predijo.

“Se levantará reino contra reino”, le enseñó Jesús a sus discípulos en el evangelio de Lucas. Webster ve una amplia división política en este país. Habrá terror y grandes señales del cielo, dijo Jesús. Ella ve cómo se desvanecen los valores bíblicos. Un gobierno que no actúa en el mejor interés de las personas. Y ahora esto, una pandemia.

Pero Webster, una cristiana evangélica de 42 años, no tiene miedo. Ha estado escuchando en línea a uno de sus predicadores favoritos, quien ha dicho que la pandemia del coronavirus es una “restauración divina”.

“Este tipo de momentos realmente te hacen revaluar todo”, afirmó Webster. Mientras todos pasamos por un periodo de aislamiento, añadió, Dios está usando este momento para el bien, “para enseñarnos y entrenarnos en cómo vivir mejor la vida”.

Además la inminente plaga, desde finales de 2019 una oleada e incendios en todo el mundo dejó mucho que desear sobre las acciones del ser humano sobre el cambio climático. Miles de animales murieron y a gran parte del Amazonas, Australia y Estados Unidos le tomará años recuperar su flora y fauna perdida.