Luisa Ortega Díaz: A Maduro ni agua. No estoy de acuerdo con que se levanten las sanciones

Luisa Ortega Díaz. EFE/Miguel Gutiérrez

 

Desde el exilio, donde sigue fungiendo como fiscal general, Luisa Ortega Díaz se deslinda de la Operación Gedeón. “Yo no sabía, ni participé en esa actividad”. En su opinión, lejos de esas rutas lo que toca es preparar a la gente para el voto, pues “si todos vamos a las parlamentarias yo creo que Maduro sacará siete diputados”. Asegura que ha alimentado el expediente contra Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional para que se abra una investigación en su contra, que “por alguna razón, no se ha hecho”. También sostiene que flexibilizar las sanciones es ayudar al régimen.

Por Alejandro Hernández / lagranaldea.com

La Asamblea Nacional la reconoce como la fiscal general de la República, razón por la que ha seguido trabajando de cerca con el gobierno interno que preside Juan Guaidó aunque admite que lleva tiempo que no conversa con él ni con alguno de sus representantes importantes. Luisa Ortega Díaz se manifiesta como una demócrata que no cree en acciones bélicas para lograr un cambio en Venezuela. “A nadie se lo pueden llevar preso por estar discutiendo sobre el valor del voto, pero si te encuentras haciendo planes para matar a Maduro, indudablemente te van a detener”. Aunque sostiene que a Nicolás Maduro “ni agua”, cree que tener cuidado con los discursos pues cuando el régimen termine derrotado por los votos “indudablemente que debemos conversar con ellos para que entreguen el poder”.

-¿Cuál es su balance sobre lo que ha pasado en el país en las últimas semanas?

-Todo lo que ha ocurrido debe servirnos para reflexionar, revisar las estrategias impulsadas y analizar las razones por las que no se han obtenido los resultados esperados. Creo que se han ejecutado acciones que no favorecen el orden democrático ni el Estado de derecho. Hay que utilizar las vías democráticas para exigir más democracia, por eso yo estoy proponiendo que rescatemos el poder del voto, porque cualquier otra lucha distinta es poco ciudadana. Ahí está la “Operación Gedeón”, yo no sabía, ni participé en esa actividad, soy una demócrata y mal podría estar apoyando acciones bélicas como esa, o alentando una intervención militar en mi país. No estoy de acuerdo y las rechazo.

“Maduro ha hecho creer que tiene fuerza, pero eso no es cierto. La realidad es que la fuerza está contra él, la del voto y del pueblo. Es hora de pensar en el país, en rescatar la democracia y retomar el orden constitucional”

Luisa Ortega Díaz

-¿Pero cómo se puede retomar el camino del voto, cuando el régimen de Nicolás Maduro lo clausuró con los vicios que se han visto en últimos procesos electorales?

-Maduro ha hecho creer que tiene fuerza, pero eso no es cierto. La realidad es que la fuerza está contra él, la del voto y del pueblo. Es hora de pensar en el país, en rescatar la democracia y retomar el orden constitucional. El voto es la herramienta democrática, el resto viene por añadidura; la invasión, el quiebre militar o una rebelión de los barrios no dependen de nosotros, lo que sí está en nuestras manos es preparar a la gente para que vaya a votar y pueda defender su elección, hay que ir alistándose en todo sentido para eso.

-¿Entonces si Maduro hace las elecciones parlamentarias a finales de año usted cree que la oposición debe acudir?

-Si todos vamos a las parlamentarias, yo creo que Maduro sacará siete diputados. Yo en las elecciones presidenciales de 2018 le dije a la gente que no fuera a votar, pero estaba equivocada, me equivoqué. Si hubiésemos decido participar, con tiempo, Maduro no estaría en Miraflores. Hay que asumir responsabilidades, los dirigentes políticos deben revisar si lo que se ha hecho hasta ahora es lo correcto. Nosotros tenemos opositores, pero no oposición, porque esto último es un cuerpo monolítico, que lamentablemente no tenemos hoy. Hay que establecer una verdadera unidad en función de rescatar el poder; y si hay elecciones se debe acudir a defender los espacios.

-Estos planteamientos la ponen más cerca de la llamada “mesita de diálogo” de Timoteo Zambrano y Claudio Fermín, que de la Asamblea Nacional y del presidente interino Juan Guaidó.

-Yo estoy hablando esto con la gente, no con parcialidades políticas. Si me llama cualquiera de los actores yo le explicaría, pero el secreto es la ciudadanía y por eso estoy promoviendo esta propuesta con distintos movimientos sociales en toda Venezuela. Yo no voy a complacer a Nicolás Maduro, porque él es mi enemigo. Es un delincuente que ha acabado con el país y no voy a hacer ninguna concesión para beneficiarlo, es punto de honor para mí, pero el poder se asalta con el voto y si nosotros nos organizamos electoralmente, lo vamos a conquistar.

Para leer la nota completa pulse Aquí