Entre la improvisación y el descontrol, nuevo plan de venta de gasolina de Maduro fue un fracaso

Archivo

 

 

72 horas en cola para surtir de gasolina sumaron el viernes 5 de junio algunos conductores en Sarare y Palavecino (Lara); en Falcón y Zulia tuvieron que extender la jornada de las estaciones de servicio por retraso en despacho de gasolina; en Táchira aún no hay combustible subsidiado; en Bolívar los guayaneses volvieron a las colas por gasolina “al precio que sea”; en Anzoátegui robaron a los conductores que esperaban en las bombas de la avenida Intercomunal; en Caracas las estaciones de servicio no abrieron en el horario establecido.

Por: Valentina Rodríguez Rodríguez / Tal Cual

Así fue la primera semana del nuevo sistema de venta de combustible instaurado por el régimen de Nicolás Maduro: improvisación, irrespeto, inoperancia y control. Otro plan con el sello «Hecho en revolución».

La noche del sábado 30 de mayo, Maduro anunció el aumento en los precios de la gasolina en base a subsidios y marcadores internacionales a partir del lunes 1° de junio, al igual que un plan de distribución que será activado en los próximos 30 días por terminal de placa, con el objetivo de regularizar el suministro de combustible en todo el país. Desde el pasado marzo Venezuela atraviesa una aguda escasez de combustible que afectó severamente a todos los sectores, y tras intentos infructuosos por reactivar las refinerías que operan en territorio nacional, el gobierno decidió comprarle gasolina a Irán para “paliar” la situación.

Las escenas y situaciones que originó esta semana el nuevo esquema (control y regulación en la venta de combustible) fueron más o menos iguales en los cuatro puntos cardinales del país: largas filas de vehículo, largas horas de espera, escasa oferta, fallas en los sistemas de pago o tarjeta bancaria, retraso en el inicio de operaciones, pagos en dólares (sin vuelto) y protestas. Una vez más, uno de los estados más afectados es Táchira, esta semana no tuvo suministro de gasolina subsidiada.

Puedes leer la nota completa en Tal Cual