Melissa Sáez: Ausencia en el Mensaje

En la Teoría de Imagen en relación al poder, la imagen y el discurso van íntimamente ligados; y es que la suma de estos dos factores se convierte en el mensaje.

La ausencia de un mensaje claro, transparente y asertivo, hace que se pueda apreciar a un líder como poco efectivo; convirtiéndose en un simple ciudadano con voz, que mucho habla y poco transmite de forma efectiva.

Esa carencia en un líder político no solo hace que se pierda el foco de atención de la audiencia, y pareciera tener una suerte de silencio vergonzoso al no tener nada realmente importante para comunicar.
.
Silencio que se llena con el ruido escandaloso de la agenda que marca estratégicamente el bando contrario, siendo ésta la situación más infame que podría enfrentar.

La falta de conceptos inteligibles y discursos huecos de quienes aspiran a ser líderes, se convierten en palabras que se lleva el viento; no existe identidad que nos permita como sociedad conectarnos para sentirnos representados y reconocidos. Solo cuando el mensaje sea cónsono y creíble con las necesidades de la colectividad, se generará un vínculo identitario que conecte al pueblo, convirtiéndolos en un canal de resonancia social.

Pero, si no existen argumentos contundentes que identifiquen a la audiencia, es casi imposible trazar un destino donde el compromiso de la sociedad sea construir un objetivo común.

Un líder sin mensaje correrá la suerte de un sujeto preso de las leyes naturales, donde solo sobrevive el más fuerte. Podrá corroborar que la incertidumbre no tiene manual, y su vocería se convertirá en un campo minado llamado audiencia; una audiencia que descalifica y sentencia la improvisación de su líder interlocutor. Y justo esto ha sido la causa principal del fracaso de nuestros dirigentes políticos, ya que la indignación, la desesperanza y la pasividad de la audiencia, conducen ineludiblemente al camino del descrédito y la indiferencia.

La construcción de un mensaje es una tarea ardua y concienzuda; es un trazo fino que se debe hacer desde la conceptualización y conocimiento profundo de la situación y la sociedad, para generar un mensaje directo, transparente y claro, sin adornos ni distractores, que sea la columna vertebral de ese líder.