¡Activa y tranquila! Si en tu vida estas señales predominan lo estás haciendo muy bien

 

Es cierto, nadie dijo que el trayecto sería fácil, hay veces en que ya no puedes más, que sientes que estás cometiendo un error tras otros, que por más que te esfuerzas no ves un resultado y es ahí cuando todo se nubla, cuando la vida te pesa, pero tal vez estás siendo demasiado exigente contigo misma. Estas son las señales de que lo estás haciendo muy bien, cree en ti.

Por: Soy Carmín

Es difícil detenerse un poco y darte ánimo, recordarte que eres valiosa y que tu sacrificio no será en vano, es muy complicado repetirte que todo estará bien, cuando tienes miedo y cuando tu autoestima está por los suelos, porque empiezas a compararte con el resto y te reclamas por no haber avanzado, esto grita que vas por buen camino:

– Sí, tal vez a veces te quedas si un centavo en el bolsillo, pero te esfuerzas y estás pagando todas tus deudas.
– Te cuestionas qué más puedes hacer, no te conformas y siempre estás dispuesta a aprender nuevas cosas.
– Tienes la bendición de un trabajo, sea como sea, pero te permite ser independiente y un sustento.
– Te das un tiempo, aunque sea 20 minutos para ti, para evadir todo y simplemente lo dedicas a algo que te hace sonreír.
– Tienes el privilegio de ir a la alacena y tomar la comida que más te gusta.
– La bendición de tener amistades muy cercanas, que siempre están ahí para apoyarte cuando todo se viene abajo.
– Ese lapso por las mañanas en las que puedes tomar tu café pensando en todo y nada a la vez.
– Has avanzado, las lecciones y heridas te están convirtiendo en la persona que realmente quieres ser.
– Tienes la oportunidad de ir a tu ropero y pensar qué ponerte, hacer combinaciones sin importar cómo esté el clima afuera, no cualquier tiene ese privilegio.
– Te permites analizar cuando algo te dice que las cosas no están bien y prefieres alejarte de relaciones tóxicas.
– Los fantasmas y traumas del pasado aún te siguen pero los has sabido llevar de una mejor manera.
– Tienes un espacio para ti, un techo en donde dormir y estar en calma.
– Has entendido que hay personas en tu vida que sólo son pasajeras y que no puedes hacer nada para hacer que se queden.
– Tienes metas, trabajas duro para cumplir tus sueños y no vas a desistir.
– Entendiste que es tiempo de sanar, no sólo a nivel espiritual también físico, por lo mismo te cuidas más.
– Te han traicionado, lastimado y humillado, pero aún así te levantaste.