Canal de Bolivia transmitió en vivo la muerte de un paciente que tendría Covid-19

Captura de pantalla.

 

Un canal de televisión de Bolivia transmitió imágenes en vivo de la agonía y muerte de un paciente supuestamente con codiv-19 mientras los médicos intentaban salvarlo, lo que le valió este jueves críticas de la Defensoría del Pueblo por “sensacionalismo”.

El programa “No mentiras”, que transmite la red de televisión PAT, emitió la noche del miércoles durante más de media hora la agonía de un hombre que falleció de un paro cardiorespiratorio mientras los médicos intentaban reanimarlo en un hospital de Santa Cruz, en el este del país. El canal alegó la necesidad de exhibirlo ante la desatención de las autoridades a los profesionales de la salud.

“Condenamos este tipo de tratamiento noticioso (…) que denota sensacionalismo al exhibir, de forma reiterativa y morbosa, imágenes de un tratamiento cardiopulmonar efectuado a una persona (…), que lamentablemente, concluyó en su deceso”, dijo la Defensora del Pueblo, Nadia Cruz.

La Defensoría del Pueblo es una entidad pública autónoma que vela por el respeto de los derechos humanos en Bolivia.

Ese tipo de transmisión “evidentemente riñe con el ordenamiento jurídico nacional” y “puede generar una suerte de miedo colectivo”, agregó Cruz.

El programa se difunde a diario cerca a la medianoche en Santa Cruz, la región del oriente que concentra al 60% de los 20.685 positivos de coronavirus y a casi la mitad de los 679 muertos desde que irrumpió el mal en Bolivia a mediados de marzo.

La trasmisión de más de media hora de la agonía del paciente no identificado fue ampliamente criticada en las redes sociales por muchos periodistas en este país de 11 millones de habitantes.

“Qué falta de respeto por la familia, por el muerto. Perdimos muchas cosas con este virus, también la empatía”, tuiteó María Trigo, del diario El Deber de Santa Cruz.

Su colega Fabiola Chambi, del diario Los Tiempos de Cochabamba (centro), replicó que “no es solo una falta de respeto y humanidad, es una bajeza y una acción que debe ser sancionada”.

Ni responsables del gobierno ni los gremios de la prensa se han pronunciado por el momento.

AFP