Científico francés alerta del “peligro” de una segunda oleada de Covid-19 en Europa desde Sudamérica

oleada
Crece la preocupación en Europa por segunda oleada del coronavirus (REUTERS/Remo Casilli)

 

 

El “peligro” de que haya una segunda oleada de la epidemia de la covid-19 en Europa viene “mucho más” de Sudamérica que de los nuevos brotes aparecidos en China, estimó el jueves un miembro del consejo científico que asesora al gobierno francés.

“Es sobre todo allí donde se encuentra el peligro actualmente”, declaró el virólogo Bruno Lina ante la comisión de la Asamblea Nacional que investiga la gestión de la crisis del coronavirus en Francia.

Lina subrayó a la vez que lo que sí muestra la situación en China es “el riesgo de que el virus vuelva a circular incluso en verano”.

Varios brotes surgieron en los últimos días en Pekín, suscitando el temor a una nueva propagación de la enfermedad en el país donde apareció en diciembre antes de extenderse por todo el planeta.

Al mismo tiempo, la epidemia continúa arreciando en Sudamérica, en especial en Brasil, que se convirtió en el segundo país del mundo más afectado por el nuevo coronavirus después de Estados Unidos.

“El consejo científico considera que habida cuenta de lo que pasa en Sudamérica, debe considerarse el riesgo de una segunda oleada procedente del hemisferio sur a finales de octubre, noviembre o diciembre”, indicó por su parte Jean-François Delfraissy, presidente de este grupo de expertos que asesora al gobierno sobre la epidemia.

El consejo científico considera que el escenario de una “epidemia bajo control” en los próximos meses es lo más probable, a la vez que recomienda al gobierno prepararse para anticipar situaciones más desfavorables.

Delfraissy reiteró que un nuevo confinamiento generalizado no sería “ni posible ni deseable” porque “la población no lo aceptaría” y tendría consecuencias económicas y sociales demasiado costosas. En cambio, preconizó en caso de necesidad un “confinamiento parcial” recomendado a las personas mayores y más vulnerables al SARS-CoV-2.

AFP