La capital de Honduras puede ser el próximo epicentro del Covid-19 en Centroamérica

Un hombre trabaja en un mercado, el pasado 11 de junio de 2020, en Tegucigalpa (Honduras).
Foto: EFE/Gustavo Amador.

 

Autoridades y médicos hondureños advirtieron este jueves que Tegucigalpa, la capital de Honduras, puede convertirse en el nuevo epicentro de la pandemia de la COVID-19 en Centroamérica, debido al rápido aumento de los casos en la ciudad.

El médico hondureño internista Omar Videa dijo a periodistas que si las autoridades “no extreman” las medidas de bioseguridad, Tegucigalpa será el nuevo centro del coronavirus en Centroamérica, dado que los casos “están aumentado de manera acelerada”.

“Si no se toman decisiones oportunas, Tegucigalpa será la capital de la COVID en Centroamérica, porque estamos cerca de superar a otras ciudades de la región”, enfatizó.

El departamento de Francisco Morazán, donde está situada la capital hondureña, ha superado esta semana en casos de contagios a Cortés, en el norte, que sigue siendo el de mayor incidencia de la enfermedad.

Francisco Morazán registró la víspera 484 nuevos casos de la COVID-19, con lo que se elevó a 3.324 los contagios, y suma 66 decesos.

Videa señaló que hasta ahora ninguna ciudad del país había reportado más de 1.600 casos en una semana.

El panorama para el Distrito Central, que conforman las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela, en las próximas semanas “no es nada alentador”, subrayó el médico internista, quien además expresó su preocupación por las altas cifras de contagios en la capital.

“Podríamos tener 4.000 casos por semana y eso es alarmante”, enfatizó el especialista, quien instó a las autoridades a aumentar la capacidad de realizar test para detectar realmente a todos los afectados.

AUMENTAR PRUEBAS DE DETECCIÓN

Destacó además que muchos de los contagiados “van requerir hospitalización”, lo que podría ocasionar “el colapso de los hospitales, que por cierto ya están en aprietos, aquí lo que corresponde es que la población tome sus medidas para evitar llegar a los hospitales”.

“Mientras no se tenga controlada la situación, se tienen que extremar medidas, porque recordemos que no hemos llegado al pico máximo de la pandemia en Honduras”, aseguró.

Si se aumenta la capacidad de llevar a cabo test de la COVID-19 en Honduras, Videa estima que solo en Tegucigalpa se podrían detectar alrededor de 1.000 casos diarios, cifra que superaría a Panamá, país centroamericano que hasta ahora reporta el mayor número de contagios.

“Hay que extremar medidas porque el contagio es muy acelerado, además que existe retraso de 10 días, por eso las personas deben tomar sus propias precauciones porque el riesgo de contagio hoy es muy alto”, enfatizó el especialista.

MAYOR RESPONSABILIDAD

El titular de la Comisión Permanente de Contingencia (Copeco), Carlos Cordero, dijo que solo de las personas que viven en la capital hondureña depende si Tegucigalpa se convierte o no en el epicentro de la COVID-19 en Centroamérica.

“Depende de los capitalinos que Tegucigalpa se convierta (o no) en la capital de la COVID-19 de toda Centroamérica”, subrayó Cordero, quien lamentó que algunas personas no acatan las medidas, como el uso de mascarilla, para frenar la expansión del virus.

Cordero instó a la población a actuar con “mayor responsabilidad” y que se preparé para tratar de evitar el contagio del coronavirus.

“Todos unámonos para parar esta transmisión y solo se puede hacer cumpliendo las medidas de bioseguridad para protegernos nosotros y nuestras familias”, enfatizó el funcionario.

MERCADOS POPULARES CERRARÁN

Las autoridades de Honduras anunciaron el cierre temporal de al menos seis mercados populares a partir de viernes para “readecuar” las medidas de bioseguridad para prevenir más contagios de la COVID-19.

El portavoz de la Secretaría de Seguridad, Luis Osavas, dijo que los mercados cerrarán después de detectar un riesgo masivo de contagio de coronavirus.

“Esto es para empezar a definir una estrategia de cómo se van a implementar las medidas de bioseguridad en cada uno de los mercados que se cierran temporalmente”, explicó.

Osavas indicó que el cierre temporal de los mercados no busca “cerrar la actividad económica, sino regularizar el movimiento de personas para reducir el riesgo de contagio”.

“Esto obedece a lo que los expertos han determinado como un riesgo muy grande de contagios y es necesario que se tomen todas las medidas de bioseguridad para evitar que la propagación del virus sea fácil en lugares donde se toman esas medidas”, enfatizó el portavoz policial.

EFE