Sánchez se desentiende por escrito de Ábalos en el “Delcygate”

La Moncloa afirma vía Transparencia que «desconoce» si el ministro recibió órdenes y qué hizo en Barajas. Fuentes consultadas por ABC sostienen que Ábalos no actuó a espaldas de Sánchez, sino todo lo contrario

Tras el escándalo del paso por el aeropuerto de Barajas de un avión con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, a bordo pese a tener prohibido su ingreso en territorio de la Unión Europea, ABC realizó distintas peticiones de información pública para tratar de esclarecer el asunto.

Por abc.es

Pese a la opacidad de las instituciones afectadas, hay algunos datos reveladores en las respuestas recibidas a través del Portal de la Transparencia: el principal es que Pedro Sánchez abandona por escrito a José Luis Ábalos, trasladando a su ministro de Transportes la responsabilidad sobre la subrepticia visita que hizo al aeropuerto de Barajas en la madrugada del pasado 20 de enero. La Secretaría General de la Presidencia del Gobierno asevera que la información solicitada sobre el «Delcygate» no está en su poder, por lo que sólo hay dos opciones: o Pedro Sánchez miente o Ábalos actuó por su cuenta y riesgo, opción esta última que las fuentes consultadas por ABC descartan de pleno, pues el ministro siguió «instrucciones» del jefe del Ejecutivo.
Este diario cursó a Pedro Sánchez varias preguntas sobre la polémica escala del avión privado en el que viajaban varios miembros del Gobierno de Nicolás Maduro, entre ellas si dio orden al ministro de Transportes para que acudiera al aeropuerto a recibir a la vicepresidenta de Venezuela y si ordenó, como presidente del Gobierno, permitir el aterrizaje del avión en España y que así no tuviera que desviarse fuera de la Unión Europea.

También cuestionamos si Pedro Sánchez mandó al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que transmitiera a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad deI Estado que evitaran la detención de Delcy Rodríguez. Por último, solicitamos información sobre el «conflicto diplomático» que el ministro de Transportes alega haber resuelto con su entrada en escena en Barajas y cuál fue el motivo por el que fue Ábalos el encargado de gestionar ese «conflicto diplomático» en lugar de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, a quien, en principio, competería un asunto de este calado.

Por mucho que cueste creer que la Presidencia del Gobierno desconoce los extremos consultados por este diario, la respuesta, que es oficial y con valor jurídico, recibida a través de Transparencia, así lo sugiere. La Vicesecretaría General ha fallado «inadmitir a trámite la solicitud presentada» porque «el objeto de las preguntas planteadas no se corresponde con el objeto del derecho de acceso tal y como está definido en eI artícuIo 13 de la Ley 19/2013 de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno».

Fundamentos
La Moncloa fundamenta su decisión en dos puntos. El primero es que «se considera información pública, según el artículo 13 de la Ley 19/2013, a los contenidos o documentos que obren en poder de alguno de los sujetos incluidos en el ámbito de aplicación de esta Ley o que hayan sido elaborados o adquiridos en el ejercicio de sus funciones». Por otro lado, sostienen que la misma ley establece que se inadmitirán a trámite «las solicitudes dirigidas a un órgano en cuyo poder no obre la información cuando se desconozca el competente».

Es decir, Pedro Sánchez manifiesta por escrito que la Presidencia del Gobierno no dispone de la información solicitada por este diario, por lo que habría que deducir que José Luis Ábalos actuó a espaldas de Pedro Sánchez y sin recibir orden o instrucción alguna al respecto por parte del presidente del Gobierno.

En cuanto al contenido de las misteriosas maletas descargadas en Barajas, Ábalos alega, tras otra petición de ABC, que «la vigilancia aduanera no se encuentra entre las funciones ejercidas por el Ministerio de Transportes». Por su parte, Marlaska ha contestado a ABC que «la única gestión que se realizó fue constatar que tenía prohibida la entrada en el espacio Schengen, y dado que no entró en territorio español, no existe ningún informe al respecto». Interior niega haber dado órdenes concretas a los efectivos de la Policía y la Guardia Civil que trabajan en el aeropuerto.