Disturbios en Curazao llevan al limbo el acuerdo por la refinería

Unos disturbios estallaron en Curazao esta semana en respuesta a medidas de austeridad y despidos de refinerías de petróleo. | Foto Mas Notica

 

La economía de la isla controlada por los holandeses ha sufrido el cierre de una refinería de petróleo a fines de 2019 y el colapso del turismo debido a la pandemia de Covid-19.

Por Patricia Garip para Argus | Traducción libre el inglés por lapatilla.com

La ayuda financiera de los Países Bajos estaba vinculada a recortes salariales para los funcionarios públicos, lo que provocó protestas que se convirtieron en vandalismo, saqueos e incendios provocados en los últimos días.

Algunos trabajadores despedidos de la refinería de petróleo de 335.000 b / d de Isla, que había sido operada por el Pdvsa de Venezuela hasta que su arrendamiento expiró en diciembre, se unieron a las protestas.

El gobierno local cerró el centro de la capital Willemstad e impuso un toque de queda para tratar de calmar los disturbios. Ninguna de las instalaciones de la refinería se ha visto afectada por la agitación.

RdK, de propiedad estatal de Curazao, que se hizo cargo de la refinería y del terminal de Bullen Bay, está buscando arrendar la granja de tanques de almacenamiento de petróleo . “RdK está finalizando las negociaciones con las partes interesadas”, dijo la compañía a Argus .

El gobierno tiene un acuerdo de negociación exclusivo para la operación de la refinería y el terminal con el refinador alemán y comerciante de productos básicos Klesch, que se extendió hasta diciembre a partir de junio. Pero los funcionarios de la isla han expresado su preocupación de que Klesch no se haga cargo de los activos.

Klesch no ha comentado sobre el estado de las conversaciones en Curazao.