Deslinde por incompatibilidad moral, por Richard Casanova

En el debate político es fundamental tener la mayor tolerancia posible y mantener el respeto por la opinión contraria, pero también es esencial demarcar la cancha, de lo contrario es imposible que un intercambio pueda ser productivo. Lo otro que es clave es tener claro “quienes somos y contra quienes estamos”, conocer bien a tu adversario y no confundirlo con tus aliados, o viceversa. Si usted entra en la arena política y no tiene claro eso, lo único que tiene seguro es una derrota.

A propósito, y en aras de un mejor desempeño político, la oposición legítima -esa que goza de reconocimiento internacional- debe expresar un deslinde muy claro para poder avanzar. Esta decisión se ha postergado con la idea de alcanzar un consenso político mínimo en torno a la ruta y reducir lo más posible los daños colaterales. Es decir, no podemos plantear un deslinde con todo el que piense que hay que votar, pues hay quienes honestamente lo creen, sin ser parte de la conspiración de “la mesita” a favor del gobierno. Y viceversa, tampoco podemos deslindar indiscriminadamente con quien piense en abstenerse. No todo el que así piense es un radical, no cree en la ruta electoral y apuesta a una invasión yanqui. Hay quienes consideran que simplemente no existen las condiciones mínimas para participar.

En tales casos, debemos ser cuidadosos. En cambio, con el grupo de la llamada “mesita”, no hay razones para postergar el deslinde, lo mismo con los grupos que han asaltado y seguirán asaltando a los partidos democráticos. La frágil contextura moral y las perversas intenciones de estos grupos se han puesto en evidencia con sus recientes acciones. Si la “mesita” hubiese tenido una buena intención, hubiese aprovechado sus buenas relaciones con el régimen para persuadirlo de elegir un CNE a partir de un consenso desde la Asamblea Nacional. Pero ir al TSJ de Maduro a tenderle la cama para que la dictadura designara al árbitro electoral es una barrabasada que dinamitó la ruta electoral y lanza al país a un abismo. Eso es imperdonable!

Y es una canallada justificar este vergonzoso acto, diciendo que la AN no cumplió con su obligación, siendo públicos todos los esfuerzos realizados y sabiendo que a la postre, para lograr los 2/3 que exige la Constitución era obligante la participación de la fracción oficialista. Eso para no recordar que se trata del mismo régimen que le arrebató a las fuerzas democráticas los 2/3 obtenidos en buena lid en las elecciones del 2015.

En todo caso, resulta insólito que alguien pueda pensar que para salir de una dictadura, la alternativa es que ella designe al árbitro electoral y convoque unos comicios sólo con los candidatos que le simpatizan. Francamente, hay que ser un perfecto idiota para creer que detrás de esa aberrante operación, exista alguna intención noble. Subestiman la inteligencia de los venezolanos quienes intentan vender esa versión. El país sabe que el único resultado de esa marramuncia es contribuir con el gobierno en el objetivo de destruir al voto como herramienta política, o sea liquidar la democracia, sin importarles el costo terrible para el país, no sólo en lo político, sino especialmente en lo social. Entonces ¿Qué nivel de coincidencia puede uno tener con estos sujetos?

Y no se trata de odio o intolerancia, simplemente es incompatibilidad moral. El deslinde es una medida política de orden sanitario, una acción profiláctica para despejar el camino. En fin, creo que hoy es impostergable ese deslinde, habida cuenta del plan de simular un acto electoral con la supuesta participación de la “oposición”, papel que será interpretado en esta sátira por la “mesita” y sus aliados. Entonces ¿Vamos a esperar que avancen más en ese retorcido plan para decirle al país que la narco-dictadura, la “mesita” y sus compinches son la misma miasma?

En lo personal, hace rato deslinde de esos grupos a los que he llamado la “oposición proxeneta”, en alusión a quien actúa desprovisto de cualquier referencia moral, solo en procura de obtener beneficios de un régimen absolutamente prostituido. Recuperar el valor de la ética en la política es esencial en esta hora menguada de nuestra democracia.

Twitter: @RichCasanova
Dirigente progresista / PJ / Vicepresidente de la ANR del Colegio de Ingenieros de Vzla.