Bancos en Lara se podrían convertir en un alto foco de contagio

A las afueras de la oficina del Banco Mercantil de la avenida 20 entre calles 34 y 35 estaba José Granados, una de las decenas de personas que estaban esperando apiñados en una cola para entrar a la entidad bancaria.

José Daniel Sequera | LA PRENSA de Lara

“Aquí nadie está respetando el distanciamiento social, yo evito estar cerca de las personas, pero las personas no toman conciencia”, afirma el jubilado con la voz amortiguada por el tapabocas.

La preocupación que tiene el señor Granados es la misma que expresa la Federación de Trabajadores Bancarios (Fetrabanca), pues afirman que las colas de espera en las afueras de las oficinas bancarias pueden ser un foco de contagio de la COVID-19.

Para Claudio Rivas, presidente de este ente, la principal desventaja de las colas de los bancos es que son los pensionados y jubilados quienes se exponen al contagio, y al ser una población vulnerable ante el temible virus, el peligro está latente.

“Una idea que han tomado los bancos para evitar la acumulación de personas dentro de las oficinas es que la cantidad de clientes que entrarán serán igual al número de empleados que atienden al público, es decir que si hay tres cajeros activos, solamente entrarán tres personas”, dice Rivas.

En todo el territorio nacional, según las cifras que maneja Fetrabanca, están trabajando el 25% de las agencias bancarias del país, lo que vendrían siendo unas 925 oficinas, con el personal esencial para funcionar al público; esto siguiendo los estatutos que autorizó la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), para las semanas de flexibilización.

Una de las críticas que realizaron usuarios de los bancos en Lara es que muchos bancos tenían topes establecidos para realizar depósitos de dinero en efectivo no mayores a 2 millones de bolívares, además que pueden tardar hasta cuatro horas para ser atendidos.

“Pareciera que no quisieran contar los billetes, además que para cambiar una clave o un dato de la cuenta es toda una odisea”, remata Andrés Campos desde la cola para entrar a un Banesco del centro.

Sin embargo, el presidente de Fetrabanca afirma que en los bancos no debería existir límites para los depósitos en efectivo porque en realidad ellos están escasos de billetes, pero dependiendo del caso, el personal de la agencia tiene que preguntar por la procedencia del efectivo.

“Si llega una persona con altas cantidades de dinero en efectivo, la entidad bancaria tiene que asegurarse que el origen de los billetes es totalmente legal, pues podría cometerse el delito de legitimación de capitales”, expresa el experto.