La mujer como mercancía, una consecuencia de la crisis en Venezuela

Fotografía del 4 de julio del 2020, donde se observa ropa tendida en la entrada de la casa de Diana, una mujer de 30 años que vive con su pareja de 62 años, Melquíades, y su hija Oriana de 7 años, en una invasión en Caracas (Venezuela). La crisis económica que tiene a Venezuela sumida en más de un quinquenio de pobreza ha convertido a “muchas” mujeres en mercancía de canje para delitos como el tráfico de personas y la prostitución forzada, una situación alarmante, según el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). EFE/ Miguel Gutiérrez

 

La crisis económica que tiene a Venezuela sumida en más de un quinquenio de pobreza ha convertido a “muchas” mujeres en mercancía de canje para delitos como el tráfico de personas y la prostitución forzada, una situación alarmante, según el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

El representante nacional del UNFPA, Jorge Caro, explicó a Efe que aunque Venezuela no tiene mención especial en el reciente informe mundial que elabora esa agencia, existen varias “alarmas” sobre desigualdades de género y otras “prácticas nocivas” contra las mujeres en el país.

El estudio incluye una descripción sobre la “masculinidad abusiva”, un indicador “difícil” de explicar pero que está “instalado” en la sociedad venezolana y que pasa desapercibido pese a traducirse en múltiples formas de violencia contra la mujer.

FEMINICIDIOS

Durante el primer semestre del año, dijo, “ha habido más feminicidios que muertes por COVID-19 en Venezuela”, un dato recolectado por organizaciones no gubernamentales que cifran en 108 los asesinatos a mujeres en el mismo período de tiempo en que el país contabilizó menos de 60 decesos por la pandemia de coronavirus.

“Eso te indica que hay un problema grave y que hay una práctica nociva que tenemos que denunciarla”, expresó el representante tras señalar que, aunque existe “una carencia muy importante de cifras oficiales”, de manera inequívoca se puede asegurar que la violencia contra la mujer está “muy presente” en Venezuela.

El UNFPA ha advertido que el ambiente de confinamiento, debido a la cuarentena en que se mantiene a la población para evitar la propagación de la COVID-19, “hace que la violencia de género se exacerbe llevándola al extremo que es el feminicidio”.

Caro indicó que aunque Venezuela muestra una calificación positiva en indicadores de desigualdad de género como el acceso a la educación, la ausencia de datos impide determinar si existen otros desequilibrios, como la cantidad de mujeres que ocupan posiciones gerenciales en el país en comparación con los hombres.

TRÁFICO Y PROSTITUCIÓN

“Sabemos que con la crisis se ha incrementado la posibilidad de la trata, del sexo transaccional, de sexo por comida, de tráfico de personas. Se ha denunciado pero no tenemos estos datos”, dijo en alusión a los últimos cinco años, cuando la mayoría de la población pasó a vivir en la miseria, con hiperinflación y devaluación monetaria.

El representante considera que uno de los rasgos más característicos de este período de crisis ha sido “convertir a la mujer en una mercancía”.

Esto -explica- se concreta por la vía de la prostitución forzada, de transar el sexo por alimentos o por dinero, por medio del tráfico de personas o por la vía de la neoesclavitud, todas presentes en la nación suramericana.

“Hay unas páginas oscuras allí porque no sabemos cómo se producen. Lo que sí hay es la certeza de que hay tráfico de personas en las fronteras, de que hay un incremento y un riesgo muy importante de que se genere tráfico y trata fundamentalmente de mujeres durante la crisis”, sostuvo.

Fotografía del 4 de julio del 2020, donde se observa una mujer caminar con unas niñas cerca de la casa de Diana, una mujer de 30 años que vive con su pareja de 62 años, Melquíades, y su hija Oriana de 7 años, en una invasión en Caracas (Venezuela). La crisis económica que tiene a Venezuela sumida en más de un quinquenio de pobreza ha convertido a “muchas” mujeres en mercancía de canje para delitos como el tráfico de personas y la prostitución forzada, una situación alarmante, según el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). EFE/ Miguel Gutiérrez

 

MADRES JÓVENES

Las estadísticas oficiales de embarazo adolescente en Venezuela tampoco están actualizadas, pero mediante varias estimaciones, el UNFPA ha determinado que el país tiene una de las cinco mayores tasas de toda América.

De hecho, en el reciente informe, Venezuela se ubica por encima de todo el continente en promedio de embarazos de chicas de entre 15 y 19 años entre 2003 y 2018.

“Los números no están creciendo (…) se mantienen en un rango que oscila entre los 95 y los 101 por cada mil embarazos (…) y también hay un segmento por debajo de 15 años que ha crecido, pero no están contabilizados porque están vinculados a violencia sexual”, explica Caro.

Además, “hay una alarma prendida” por el incremento en el número de mujeres que muere en el parto, con 125 decesos por cada 100.000 nacidos vivos.

“Un signo de alarma muy importante”, dijo, tras asegurar que la ONU y el Gobierno están tratando de reducir la muerte materna, aunque todavía hay una “posibilidad cierta de que aumenten”, sobre todo si se disparan los embarazos no deseados en medio del confinamiento, lo que podría disparar también los abortos clandestinos.

CORTAR FUTURO

Mientras el matrimonio infantil ni siquiera es medido en Venezuela, se ha vuelto “muy común” la unión temprana de niñas de 13 y 14 años con hombres hasta 10 años mayores, especialmente en zonas rurales, “en algunos casos buscando seguridad” o soporte financiero para las adolescentes o sus familiares.

También -prosiguió el representante del UNFPA- existen numerosos casos de personas que viven en ciudades grandes como Caracas y que buscan niñas en los sectores rurales para que trabajen en el servicio doméstico, se encarguen del cuidado de algún adulto o de algunos niños.

“Entonces convierten a las niñas en una mercancía que es transada (…) una niña que viene a una ciudad grande porque la han entregado pierde todo su futuro, sus oportunidades de estudio, de avance”, remarcó.

El informe del UNFPA llamado “Contra mi voluntad” muestra por primera vez un decrecimiento de la población venezolana en el último quinquenio, cuando cerca de cinco millones de personas abandonaron el país huyendo de una crisis que se recrudece cada día. EFE