Escasez de oxígeno y falta de protección limitan atención de casos de Covid-19 en clínicas

En medio del repunte de casos de COVID-19 en Bolívar, las clínicas solo tienen capacidad para recibir a un número reducido de pacientes. Su línea de acción principal radica en la atención de otras patologías para quienes puedan costearlo y la atención de pacientes con COVID-19 con sintomatología leve que puedan ser remitidos a Centros de Diagnóstico Integral u hospitales centinelas ya colapsados.

Por Laura Clisánchez / correodelcaroni.com

El ministro de la salud del régimen, Carlos Alvarado admitió que los hospitales superaron su capacidad de abordaje de COVID-19, mientras que la emergencia de hospitales como el Ruiz y Páez en Ciudad Bolívar tienen la orden de no recibir a pacientes con otras patologías, las clínicas son la única opción viable para un reducido número de venezolanos que puedan pagar el servicio.

Al sector privado de la salud le preocupa la poca capacidad para atender a pacientes con el virus en parte por falta de terapia de oxígeno y la negativa del personal médico en los recintos privados para atender casos de COVID por temor.

“Ya tenemos los casos en cada clínica, donde o no tenemos terapia o los médicos nos dicen que no van a atender COVID, las enfermeras y camareras piden reposo o vacaciones, el miedo está en el ambiente”, informó personal de salud de un centro clínico que pidió el resguardo de su identidad.

En algunas clínicas llegan pocos casos de COVID-19, cualquier insuficiencia respiratoria es atendida en un área de la clínica separada de la entrada por donde deben entrar pacientes con otras patologías no relacionadas al nuevo coronavirus.

Aunque las clínicas sufren la estigmatización por recibir casos de coronavirus, lo que implica menor ingreso de pacientes por el temor al contagio, son la opción menos arriesgada para quienes padecen otras enfermedades puedan ser atendidos con menor riesgo de contraer el virus.

“A la gente no le va a quedar otra cosa que ir, ya que, si la gente no puede acudir al hospital por diabetes u otro problema tendrá que ir a las clínicas”, manifestó el presidente de la clínica Unare, en Puerto Ordaz, César Donmar.

Además, informó que en clínicas como la suya no hay capacidad para la atención de casos graves de COVID-19, que son el 2% del total de contagiados que se complican y que en Venezuela llega a ser hasta el 10% por las condiciones del sistema de salud. “La parte avanzada tendrá que seguir siendo la parte pública”, subrayó Donmar.

No se está en capacidad de atender casos graves de COVID-19 por diversos factores, uno de los principales es la escasez de oxígeno para asistencia respiratoria a nivel mundial, que en Venezuela ya era escaso. Antes, algunas clínicas tenían sus propios tanques de oxígeno, pero el alto costo del mantenimiento ya no puede asumirse desde hace más de 2 años.

“Tenemos que solucionar solo con bombonas, y un paciente con problemas respiratorios como el COVID-19 se consume 12 bombonas en un momento y no vamos a tener todas las clínicas”, explicó. Por lo que solo se puede atender a una cantidad reducida de pacientes que requieran solo asistencia respiratoria ambulatoria, es decir, casos leves que luego serán remitidos a un Centro de Diagnóstico Integral (CDI) u hospital centinela.

La Clínica Puerto Ordaz, hasta ahora no ha hospitalizado personas con COIVD-19, y el personal de salud del recinto está a la espera de las directrices del Instituto de Salud Pública para el abordaje de la pandemia desde el sector privado de la salud.

“Hasta ahora no hay nada determinado, eso se va a determinar conjuntamente con la dirección de salud pública del estado”, manifestó el director de la clínica, Silva Andrade.

Andrade aseguró que por ahora se está entrenando a todo el personal en todos los protocolos sanitarios necesarios para hacer frente a la pandemia. “Nosotros estamos entrenando a todo el personal, cómo ponerse el tapabocas, como quitarlo, como deben entrar a la habitación, ese es un protocolo interno de cada clínica”.

Sobre el abordaje de la enfermedad, el médico destacó que la primera línea de combate para descongestionar la red hospitalaria es la prevención y la educación sobre la enfermedad.

En las clínicas y hospitales del país escasea el oxígeno para la atención de pacientes, por lo que la mayoría de los casos que necesiten asistencia respiratoria quedarán desamparados en ambos sectores.