En New York está creciendo el campamento para personas sin hogar

Un grupo arraigado de personas sin hogar está haciendo la vida miserable para los residentes y comerciantes en East Village de Manhattan, a pesar del voto del alcalde Bill de Blasio de ” hacer lo que sea necesario ” para romper tales campamentos.

Por NY Post

Los vagabundos viven bajo un tramo de andamios a lo largo de la Segunda Avenida entre las calles East Seventh y East Eighth, donde arreglaron los muebles desechados y colocaron una lona debajo de la cual dos hombres estaban durmiendo el viernes por la tarde.

“Me hace sentir incomodo. Hace que nuestra ciudad sea sucia y ruidosa ”, dijo la residente del vecindario Olga, de 78 años, que ha vivido en East Village durante 33 años.

“Había una mujer que hacía pipí y caca en la parada de autobús. Estaba muy sucio y asqueroso. Nadie quería usar la parada de autobús “.

El dueño de un restaurante al otro lado de la calle también dijo que la situación parecía estar fuera de control.

“Comenzaron a acampar allí cuando el clima se hizo más cálido y recientemente se hizo más grande”, dijo el restaurador.

“Algunos de ellos tienen problemas mentales. Beben mucho y pelean entre ellos. Tiran botellas.

El jueves, de Blasio fue interrogado durante su conferencia de prensa diaria sobre una serie de otros campamentos en Manhattan, luego de una redada en la policía de Nueva York que rompió el sitio “Occupy City Hall” la madrugada del miércoles, aproximadamente un mes después de su establecimiento.

“Cualquiera que nos diga acerca de un campamento, lo abordaremos de inmediato por Homeless Services, Sanitation, [NY] PD”, dijo de Blasio.

“Lo que sea necesario.”

Una residente sin hogar del campamento de East Village, que se identificó como Solaura, de 43 años, dijo que terminó allí después de perder una cama financiada por los contribuyentes en el hotel DoubleTree en Chelsea.

Solaura, cuya cara y extremidades están cubiertas de tatuajes, dijo que era una trabajadora sexual transexual y que no podía cumplir con las reglas que la obligaban a estar adentro a las 10 p.m

“Soy una persona altamente marginada y simplemente no tengo la misma oportunidad que muchas personas cisgénero en lo que respecta al empleo, por lo que el trabajo que hago es de noche o no tendría ingresos”, dijo.

Otro residente, que se identificó como Macswel Hasanoeddin, dijo que estaba registrado para quedarse en un refugio cercano pero que había estado viviendo en el campamento durante las últimas dos o tres semanas.

“En los refugios para personas sin hogar, la gente siente que es como una cárcel”, dijo Hasanoeddin, de 52 años.

“Hay muchas preocupaciones sobre el robo de cosas, por lo que mucha gente no quiere ir. El toque de queda no es malo, pero hay otros factores con los que las personas no quieren lidiar, por lo que prefieren quedarse en la calle ”.

El Ayuntamiento no devolvió una solicitud de comentarios.