¿Mowgli existió? La siniestra y perturbadora historia detrás de la película animada “El libro de la selva” (FOTOS)

Disney siempre ha tenido la oportunidad de contar historias de la vida real a través de sus clásicos aminados, mucho de ellos tienen una historia muy alejada de lo que en realidad fue. Hace poco, se hizo viral la verdadera historia de Dina Sanichar, el hombre que sirvió de inspiración para crear “El libro de la selva”, cuento escrito por el Rudyard Kipling en 1894, que más tarde se convertiría  uno de los grandes clásicos de la casa de Mickey Mouse.

En 1872 Dina fue encontrado por un grupo de cazadores en Uttar Pradesh, India, cuando era un niño. Ellos vieron que él iba desnudo, caminando a cuatro patas y siguiendo a una manada de lobos hasta una caverna donde se refugiaron.

Con información LGV

Los cazadores arrojaron fuego a la caverna para obligar a las bestias a salir, mataron a los lobos y capturaron al niño feral para llevarlo a un orfanato. Dina tenía unos seis años de edad y fue bautizado como Sanichar, que significa “sábado”, pues ese fue el día que lo llevaron a la civilización a fuerza.

Sanichar solamente emitía sonidos guturales para comunicarse y le incomodaba usar ropa. Sus colmillos eran muy afilados, su frente y cabeza eran pequeñas, y todo su cuerpo estaba algo deforme por andar a cuatro patas. Tampoco comía alimentos cocidos, y le tenían que dar carne cruda para que se alimentara.

Su inteligencia era demasiado baja, y por más que los educadores trataron nunca pudieron enseñarle a hablar, y no se diga a leer ni a escribir. No podía comunicarse con otros seres humanos, y lo más cercano a un amigo era otro niño feral que también había sido llevado a ese orfanato.

Aunque el escritor Ruyard Kipling nunca hizo una mención explícita de su fuente de inspiración para escribir El Libro de la Selva y crear al personaje de Mowgli, este escrito fue publicado apenas 22 años después de que Sanichar fuera encontrado y que se volviera conocido en el mundo.

Esta es una de las historias más siniestras y perturbadoras que podrían estar detrás de una película de Disney. Seguramente no podremos volver a ver las aventuras de Mowgli con los mismos ojos.