Los venezolanos “guapean” entre la falta de gasolina y las fallas en los carros

Foto: Juan Peraza || lapatilla.com

 

 

Colas interminables y amanecidas en las estaciones de servicio es el día a día de quienes cuentan con un vehículo en Venezuela. La situación empeoró este 2020 con la llegada de la pandemia. Sin embargo, los ciudadanos creyeron que podía cambiar con la llegada de los cinco buques petroleros de Irán cargados de combustible.

Por: Marvelis Campo Crespo || LA VERDAD

Al pasar este tiempo volvió de nuevo la preocupación. Carros varados, personas minimizando diligencias y caminando largos trayectos, hasta mendigando un “litrico” de gasolina al vecino.

A esto le suman de nuevo la distribución de gasolina solo para sectores priorizados, a partir del lunes 10 de agosto. Modalidad que se había implementado desde el decreto de la cuarentena por COVID-19 el 16 de marzo, pero que cambió el miércoles 1 de julio cuando se dio inicio a un nuevo sistema para surtir de combustible.

Para la fecha, los usuarios, después de 79 días de confinamiento, podían salir a surtir su vehículo. Una realidad que no duró mucho y hoy vuelven a parar sus automóviles por la escasez y por el nuevo anuncio del mandatario regional.

Donde señala que “solo el sector salud, farmacia, alimentos, medios de comunicación, organismos gubernamentales, pacientes renales y oncológicos están autorizados para surtir gasolina”.

“Ahora sí está fuerte”, fueron las palabras de Alfonso Ortiz, de 63 años, al responder al cuestionamiento de cómo veía la situación de la gasolina. “En estos momentos es imposible abastecerse del combustible”.

También comentó que “ni subsidiada ni dolarizada ni en el mercado negro, nadie tiene gasolina. Es tan fuerte lo que estamos viviendo que no logro conseguir ni quien la venda a 40 dólares como meses atrás”.

Antes de la llegada de los buques de Irán Venezuela sufría por escasez de combustible, sin embargo quien tenía sus ahorros iba hacia el mercado negro en busca de los populares “pimpineros”.

Ahora, diferentes testimonios de personas que se encuentran varadas en las estaciones de servicio aseguran que no hay quien les venda ni un litro de gasolina.

Se conoció que por grupos de WhatsApp ofertan el combustible al mejor postor y el costo se ubica hasta en tres dólares el litro.

Por otra parte, los choferes denuncian que no solo padecen por falta de gasolina, también se les presenta a diario fallas en los inyectores de sus automotores.

Benjamín Sánchez expresó que “esta gasolina pone a ‘pistonear’ los carros, el servicio de los inyectores hay que hacerlo una vez al mes sino se va a dañar el motor, eso es gasolina con gasoil lo que venden”.

En un recorrido La Verdad constató el descontento de los conductores quienes señalan que la gasolina que venden “es ligada con gasoil”. “Cuando logro surtir los inyectores se tapan por el mugre que trae, esto daña el filtro y la bomba de gasolina”, indicó José Chacín, de 27 años.

Por su parte, Carlos Mendoza, quien se encontraba en las afuera de la estación de servicio “Bilicuin” en el municipio San Francisco, refirió que solo le permiten acceso a personas de la alcaldía del municipio.