Alertan del impacto psicológico de la pandemia en los niños venezolanos

(foto Reuters)

 

El confinamiento debido a la pandemia está afectando a la salud mental de los niños y que hay un crecimiento exponencial de las alteraciones en el estado de animo, lo que abarca ansiedad y depresión, sostiene Abel Saraiba, coordinador adjunto de Cecodap, una Organización No Gubernamental defensora de los derechos de la niñez y adolescencia.

Por Carolina Alcalde / voanoticias.com

Saraiba destaca que a partir de marzo registraron un incremento en la demanda de atención, siendo mayo el mes de mayor solicitud, lo que coincidió con el cierre del periodo escolar que, asegura, generó estrés en las familias venezolanas pues debido a la coyuntura planteada por el COVID-19, tuvieron que completar la formación a distancia.

“Esto representa el 31% de nuestros motivos de consulta. Esto quiere decir que de cada diez solicitantes que recibimos al menos tres están presentando algún tipo de alteración del estado de animo, esto es tremendo porque estamos hablando de un impacto emocional que ha dejado huella, que ha dejado algún tipo de secuela” dijo Sarabia durante la presentación de estadísticas semestrales del Servicio de Atención Psicológica de Cecodap.
Saraiba afirma que las alteraciones del estado de animo están íntimamente relacionadas con el impacto de la “emergencia humanitaria compleja” que atravesaba el país y que se ha agudizado en medio de la pandemia.

“La combinación de estos factores produce un deterioro de las condiciones de vida, de las condiciones familiares, de la capacidad inclusive de los grupos familiares de poder brindar apoyo a estos niños y adolescentes aunado a un Estado que no está en capacidad de atender la salud mental de estos niños y adolescentes y, por tanto, son dejados a la deriva” agrega.

En abril, el ministro de educación del Gobierno en disputa, Aristóbulo Istúriz, dijo que incorporarían la atención psicosocial y socioemocional al denominado ‘Plan Cada Familia, Una Escuela’, un método de educación a distancia que según las autoridades busca garantizar “la continuidad del año escolar”, luego de que en marzo suspendieran las clases presenciales como una de las medidas para hacer frente al COVID-19.

Video VOA