La periodista española que describe su cambio físico, emocional y su lucha contra el cáncer (Fotos)

Olatz Vázquez hermosa española, periodista por vocación, modelo por accidente y artista frustrada así se describe siempre delante y detrás de las cámaras.

Por: lapatilla.com

Un giro inesperado le llega a su vida, donde le toca luchar contra una enfermedad mortal como el cáncer y a través de sus redes sociales durante un mes y medio a mostrado los cambio que le ocurren tanto físico como emocional donde cuenta como va su proceso hasta ahora y muestra sus impresionantes fotografías.

 

Olatz 23 Junio, jamás pensé que diría esto, pero tengo cáncer. Cáncer de estómago. Todavía me cuesta escribirlo, más leerlo, pero sé que es parte del proceso: la aceptación y la normalización de vivir con una enfermedad grave.

Ahora mismo me encuentro en casa recuperándome de una pequeña intervención que me hicieron el viernes y preparándome para lo que viene.

Quería compartir este momento con “vosotros” porque mi mayor inspiración para fotografiar es mi vida, y mi vida ahora es esta.
No quiero dejar de hacer lo que me gusta, ni ocultar por aquí esta realidad que me ha tocado vivir y de la que estoy segura que aprenderé mucho.
Todo va a ir bien.

 

12 de Julio, Ola, tras ola, tras ola. Durante un mes. Sin apenas poder sacar la cabeza del agua; sin ni siquiera respirar. Cuando el mar parecía que se calmaba, otra venía para arrastrarme hasta la orilla. Y vuelta a empezar. Arriba, Olatz. Al agua. Y aquí estoy; esperando a la siguiente serie que llegará mañana con mi primera sesión de quimioterapia.

 

15 de julio, hace justo una semana me colocaron un reservorio. La enfermera que me atendió antes de entrar a quirófano no paraba de hablarme de lo maravilloso que era aquello, que no podía ni imaginarme cómo iba a mejorar mi calidad de vida. Yo no entendía esa efusividad.

Estaban a punto de colocarme una especie de aparato bajo la piel por donde me aplicarían la quimioterapia. No le veía nada de maravilloso.
Entré al quirófano echa un mar de lágrimas. Tenía miedo, y, de alguna manera, la colocación de ese pequeño aparato en mí constataba todo lo que me habían dicho.

Fue darme de bruces con la realidad (una vez más), pero esta vez de una forma más palpable. Puesto el reservorio, me llamaron para decirme que el lunes empezaría con mi primer ciclo de quimioterapia. No sabía nada más; ni cómo sería, ni cómo me la aplicarían, cuántos días… Nada. Y tampoco quería saberlo (no de momento) ya que quería aprovechar al máximo esos últimos días de mi vida tal y como yo la conocía.

Esta es una de las cosas que he aprendido a lo largo de este proceso: el no anticiparme, el esperar a que las cosas vengan cuando tengan que venir e intentar disfrutar de cada momento antes de que llegue la ola.

 

18 de julio, siento “cosquilleos” en las manos.
Es uno de los efectos secundarios.

 

28 de julio, quiero que esto sea lo primero que leas el día de tu cumpleaños.
Nunca he sido muy de mostrar mi amor por aquí, pero tengo el corazón tan lleno que necesito soltarlo.
He vuelto a enamorarme de ti como el primer día. Te miro y no me creo lo afortunada que soy de tenerte a mi lado.
Estoy feliz. A pesar de todo lo que me está pasando estoy feliz.

Estoy feliz porque estás aquí conmigo, cogiéndome de la mano, tirando de mí y no dejando que me hunda. Por eso quería darte las gracias.

Gracias por darme las fuerzas que necesito para salir de este túnel, porque mi mayor motivación para seguir adelante es pasar el resto de mi vida contigo Te quiero.

Te quiero más que nunca Zorionak laztana.

 

7 de Agosto, Llevo tres días viendo cómo mi pelo no dejaba de caerse y de caerse. “Con esta quimioterapia no vas a perder todo el cabello” me dijeron el lunes, pero no supieron decirme cuánto.

 

Cada vez que se me caía un mechón lloraba. Ya no podía ni mirarme en el espejo sin que se me cayeran las lágrimas, así que hoy he decidido quitármelo todo.

Me he puesto mi vestido más bonito, unas tijeras, una maquinilla y para adelante. No he dudado ni un segundo de mi decisión porque sabía que me iba a hacer bien. Entre cuatro pelos y ninguno, me quedo con ninguno.

Aunque las fotografías puedan parecer duras estoy feliz. Me gusta esta nueva yo. Nos hemos reído mucho durante el proceso y estaba tan entusiasmada por las fotos que Urko me ha ido haciendo que no me ha dado tiempo a asimilar del todo que esa que veis soy yo.

 

10 de Agosto, hoy quiero hablarles de él. Mi compañero de batallas, mi escudo, mi fuerza.
Siempre he pensado que una persona no necesita a otra para vivir, pero él me hace falta para sobrevivir. Está ahí cada vez que se lo pido. Corre cuando necesito ayuda. Me apoya en cada decisión que tomo, y me levanta cuando ve que me caigo.

Es mi paracaídas particular.

Hoy nos hemos hecho pareja de hecho, y me toca “celebrarlo” en el hospital con mi sesión de quimioterapia. Ojalá haber podido disfrutar de este día tan especial de otra forma, pero sé que lo haremos más adelante y lo celebraremos a lo grande.

Corre por los acantilados y disfruta del mar, que yo te espero aquí sentada.

Te quiero Zorionak laztana

 

12 de Agosto siempre había querido una sesión de fotos de pareja diferente. Tenía claro que quería que fuese antes de que se me cayera el pelo y de que la quimioterapia me afectase tanto que no pudiera ni correr por la orilla y también tenía claro que tenían que ser ellos: @alisa_andrei y @mklduran de @heartmade_weddings.

Mil millones de gracias, equipo, por este regalo, por dejarlo todo durante dos días y amoldarlos a mí; a mi nueva condición, a mis tiempos y a mis limitaciones y a ti, Ibone de @studio_femme gracias por dejarme así de guapa, por acompañarnos durante estos dos días y por tu paciencia y comprensión.

 

13 Agosto, mil millones de gracias por todos los mensajes de cariño que he ido recibiendo a lo largo de estos días, por las decenas de personas que habéis compartido mis publicaciones, por los abrazos virtuales y la fuerza en forma de comentario.

Os escribo conectada a mi amigo el Donuts. Me acompaña durante una semana en casa donde va suministrando 5mg de fármacos durante 96 horas. Después me lo quitan, y a descansar hasta el siguiente ciclo.

Quizás sea una foto muy cruda, pero es mi realidad y lo será durante un largo tiempo. Quiero que mis fotografías ayuden a normalizar una enfermedad tan grave como es el cáncer.

 

14 de Agosto hoy he salido por primera vez a la calle sin taparme la cabeza. Una niña se me ha quedado mirando y su madre le ha dicho: “¿a que está guapísima?”

La verdad es que yo también me veo guapa. Pensaba que mi imagen sin pelo se me haría muy dura, pero me gusta esta nueva yo.

 

15 Agosto hoy he querido enfrentarme a la cámara de frente. Necesito reconocerme. No os voy a mentir; me cuesta. Me cuesta ver esta nueva yo. No es que no me guste; simplemente no me reconozco.

Cuando me he puesto a editar estos autorretratos era como si estuviese editando las fotografías de otra persona. “Me encanta esta chica”, he pensado, y acto seguido he recordado que soy yo.