Álvaro González y Neymar mantienen su volcánico duelo las redes tras comentario “racista”

alvaro gonzalez y Neymar siguen su pelea por Twitter / foto cortesía.

 

El delantero del Paris Saint Germain Neymar y el defensa español del Olympique de Marsella Álvaro González mantienen este lunes en Twitter su volcánico duelo de anoche en Twitter, que terminó con la expulsión de la estrella brasileña.

Neymar, que se quejó repetidamente de que González le había proferido comentarios racistas, señaló en esa red social que fue fácil para el VAR captar su “agresión” a González.

“Ahora quiero ver la imagen del racista llamándome ‘mono hijo de puta’… Yo fui expulsado ¿y él?”, añade el delantero del PSG, quien vio una tarjeta roja después de que los responsables del VAR pidieran al árbitro del encuentro que revisara una imágenes en las que Neymar cacheteaba repetidamente la cabeza de González.

Por su parte, el defensa central del OM rechazó los comportamientos racistas y defendió la integridad de su carrera profesional.

“No existe lugar para el racismo. Carrera limpia y con muchos compañeros y amigos en el día a día”, afirmó el defensor central español del OM en un comentario acompañado de una fotografía con varios compañeros de equipo, todos de diferentes razas.

“A veces hay que aprender a perder y asumirlo en el campo, increíbles 3 puntos hoy”, agregó.

Neymar envió una respuesta directa a ese comentario diciendo a González: “No eres hombre para asumir tus error”.

“¡No te respeto! ¡No tienes carácter! Asume lo que dices… Sé un hombre. Racista”, insiste la estrella brasileña.

El encuentro, que supuso la primera victoria del OM por 0-1 sobre el PSG desde 2011, terminó con las expulsiones de Neymar, Kurzawa y el argentino Paredes por el equipo parisino y de Amavi y el también argentino Darío Benedetto por los marselleses.

Todas las tarjetas rojas se mostraron por una lamentable tangana que tuvo lugar en el minuto 97 después de una dura respuesta de Paredes a una entrada, pero que sucedió a un encuentro muy caliente y con mucha tensión.

Y es que antes de la tangana hubo nada menos que doce tarjetas amarillas, además de que González se quejó al árbitro de que el argentino Ángel di María le había escupido.

EFE.