Jane Fraser, un gran paso hacia la igualdad de géneros en altos cargos Por María Inés Morán

Jane Fraser, presidenta ejecutiva de CItigroup

 

Qué gran noticia se recibió en el mundo de los negocios esta semana, el banco estadounidense Citigroup nombró a la primera mujer en el cargo de directora ejecutiva, designación que representa un hito entre los grandes bancos de Wall Street y un gran paso hacia la igualdad de géneros en el mundo.

Se trata de la británica Jane Fraser, de 53 años y quien se había desempeñado como presidenta y jefa de la división de consumo global, esta mujer, quien hoy hace historia, se convertirá en la nueva directora general luego de que Michael Corbat se retire en febrero próximo. Corbat deja a Citigroup, luego de 37 años en el banco, ocho de ellos como director ejecutivo.

Un anunció de impacto, pues las acciones de Citigroup subieron tras la información. Y a tan solo veinte minutos después de la apertura en Wall Street se reportaban ganancia de un 1,6%.

Y es noticia también porque el mundo de las finanzas estadounidenses se encuentra dominado por los hombres, ámbito que en la actualidad se enfrenta a una mayor presión de diversificar sus filas.

Citigroup, cuarto banco de EE. UU., por activos, hasta ahora contaba con siete mujeres en su directorio de 16 integrantes. Fraser pasa a ser la octava. Tal avance se da en medio de una lucha titánica por alcanzar la igualdad, según Catalyst, solo 31 de unas 500 firmas representadas en el índice ampliado S&P 500, es decir un 6 %, eran dirigidas por mujeres, de acuerdo a medición realizada a inicios de este año.

Son buenas noticias no solo para Citigroup, sino para cualquier empresa que siga su ejemplo.  La Organización Internacional del Trabajo señala que los negocios registran mayores rendimientos cuando emplean a mujeres en sus altos cargos y aumentan su rentabilidad en un 20 %.

Otro sondeo realizado recientemente a unos 13.000 negocios en 70 países determinó que 60 % se benefició del trabajo de las mujeres en puestos directivos, no solo en ganancias, sino en creatividad y reputación.

De la amplia y brillante carrera de Fraser en el difícil ámbito de los negocios financieros resumí estas claves que considero valiosas:

Gerente más humana. Jane Fraser, que nació en Escocia, ha trabajado en Citigroup durante 16 años, ocupando su puesto actual desde 2019. Supervisa negocios en 19 países y anteriormente dirigió su división de América Latina.

Suele llamarse a sí misma una madre trabajadora en finanzas. Señala que tener hijos la humanizó “No hay nada como tener hijos para ayudarte a entender dónde están tus prioridades”.

Sin temor a los retos. Es considerada una estrella en ascenso en el mundo de las finanzas. Así lo reconoció Wells Fargo, importante y antiguo banco estadounidense quien recientemente la consideró como candidata para el cargo de directora ejecutiva.

Ahora se enfrenta a un nuevo reto, del cual el presidente de la junta directiva de Citigroup, John Dugan, dijo que espera de ella que lleve al banco “al siguiente nivel”.

Le corresponde asumir un rol histórico en medio de circunstancias adversas, Citigroup se enfrenta ahora a un ambiente postpandemia que ha causado estragos en las pequeñas empresas y ha golpeado a varios sectores.

Ha demostrado su determinación cuando trabajó en su división hipotecaria, luego de la crisis financiera y se hizo cargo en América Latina después de un escándalo de corrupción y malos manejos de su filial en México.

Con una visión clara. Para Fraser ser un buen líder significa establecer una visión, tener el valor de tomar decisiones difíciles y hacer preguntas.

Esta mujer que posee títulos de la Escuela de Negocios de Harvard y de la Universidad de Cambridge, comenzó su carrera en Goldman Sachs, en Londres. Luego se unió a Citigroup y se convirtió en socia de la consultora McKinsey.

“Espero ver a una mujer como la primera directora ejecutiva de una empresa de Wall Street, sea quien sea”, señaló en una oportunidad, y esa visión se cumplió con esta designación.

Disciplinada y metódica. Fraser ha sabido esperar su momento, ha sido metódica y disciplinada para manejar el tiempo a su favor. Con una carrera demandante, está casada y tiene dos hijos, a pesar de esta complejidad ha logrado equilibrar su trabajo y su vida personal.

Abierta a mejorar. Para esta valiosa y destacada ejecutiva el aprendizaje nunca acaba, así lo destaca en sus testimonios: “Nunca tuve la ambición de ser el CEO de Citi ni de cualquier otra organización. Las cosas pueden cambiar con el tiempo. Pero por el momento, todavía tengo mucho que aprender”.

Sin duda, se trata de un buen momento para celebrarnos y auparnos como mujeres de negocios. Gracias, Jane Fraser, por darnos un motivo para visualizar a cada vez más mujeres en altos cargos de dirección de negocios. En tu organización, ¿Cuántas mujeres valiosas mantienes en cargos de alta responsabilidad?