Pareidolia: ¿Por qué vemos caras en lugares inesperados?

 

GETTY IMAGES.

 

El que diga que nunca le ha pasado sin duda miente: caminas por la calle y ves una cara dibujada en el suelo, o quizá te parece vislumbrar un animal entre las nubes, o un monstruo en esa mancha tan rara que ha aparecido en la pared… esa característica que los seres humanos tenemos de ver rostros en muchos objetos inanimados o superficies tiene un nombre: pareidolia.

Por El Confidencial

Es tan común que en más de una ocasión hemos confundido objetos colocados al azar en la superficie de Marte con extraterrestres. Y tampoco hace falta irse tan lejos, aunque muchos adeptos a la parapsicología aseguran que las caras de Bélmez son un fenómeno paranormal, otros prefieren hablar de esas raras pigmentaciones como otro caso más de pareidolia. Sin duda, se trata de una característica del ser humano tan peculiar que la ciencia lleva estudiándolo durante mucho tiempo. Se cree que ocurre cuando algunas partes del cerebro procesan información visual y sacan conclusiones antes que el resto.

Como indica el neurocientífico Colin Palmer, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) en ‘Science Alert‘: “Para que veamos un rostro en un objeto, nuestro cerebro debe reconocer un patrón básico de características, y no se trata solo de eso: nuestra mente intenta reconocer quién es esa persona y leer su expresión, la información de su cara, si nos está prestando atención, está feliz, molesta…”. Según opina, el intentar no solo ver una cara sino leer la información ‘escrita’ en ella podría ayudarnos a resolver cómo se procesan los objetos que producen pareidolia dentro de nuestro cerebro.

Y aunque hayamos mencionado que es una habilidad típica de los seres humanos, en realidad las personas no somos las únicas que vemos caras donde no las hay. En 2017, un estudio realizado con monos rhesus (conocidos también como Macaca mulatta) descubrió que ellos también pueden percibir caras en objetos inanimados. Muchos otros estudios han explorado los mecanismos neuronales que podrían encontrarse detrás de este fenómeno en humanos.

Leer el resto de la nota en El Confidencial