Mariel Colon relató los momentos que la marcaron como abogada de “El Chapo” Guzmán

Mariel Colon Miro es la abogada de Joaquín El Chapo Guzmán, a quien acompañó en el juicio tras el cual fue condenado a cadena perpetua (Foto: [email protected]/Reuters)

 

Uno de los juicios más mediáticos y relevantes de lo que van del siglo XXI tuvo como protagonista a un acusado mexicano y a una abogada latinoamericana: Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera y a su defensora Mariel Colon Miro.

Por Cristóbal Martínez / Infobae

Aunque su cliente fue condenado a cadena perpetua y 30 años adicionales, Colon Miro ve como un orgullo para la comunidad latina y para las mujeres que una abogada como ella fuera parte de este juicio, en un mundo donde la mayoría de los actores clave son hombres blancos.

“El hecho de que sea latina representó para mí y mi familia un orgullo muy grande y también para la comunidad hispana porque obviamente es un triunfo de cierta manera, es un caso (…) de los más grandes del siglo”, cuenta Colon Miro desde Nueva York en entrevista telefónica con Infobae México.

Mariel Colon Miro es una abogada joven -cuando representó Joaquín Guzmán apenas tenía 26 años- es originaria de Puerto Rico, por lo que su español fue una gran herramienta para comunicarse con su cliente, quien había fundado el Cártel de Sinaloa, una organización criminal de las más poderosas y que mueve toneladas de droga hacia Estados Unidos.

Entre sus gustos musicales están la española Rosalía, Lady Gaga, JBalvin y la mexicana Ninel Conde, de acuerdo a los perfiles que sigue en Instragram.

No sólo “El Chapo” está entre sus clientes. También el empresario multimillonario Jeffrey Epstein acusado de tráfico y abuso sexual de menores por lo que fue condenado y que fue encontrado muerto en su celda del Centro Penitenciario Metropolitano en Manhattan el 10 de agosto de 2019.

“A nivel profesional obviamente es una oportunidad grandísima”, comenta a Infobae México. Entró al mundo de defender a acusados de alto nivel cuando recién había salido de la universidad, según consignó New York Magazine.

Estudió en Maurice A. Deane School of Law de Hofstra University, de acuerdo con su perfil de LinkedIn. Su entrada a ese caso fue a través de un anuncio que buscaba asistente legal que hablara español. Se unió al caso de “El Chapo” Guzmán.

“Cuando uno sueña con poder algún día poder ser parte (…) para mí es un privilegio y muy contenta de poder ser parte de los casos más grandes del siglo diría yo”, dice emocionada. “Así que profesionalmente claro que sí es algo muy importante”, añade.

Colon Miro dice que uno de los momentos más relevantes de su carrera hasta ahora es justo el día que conoció cara a cara a Joaquín “El Chapo” Guzmán, un hombre sobre el que agentes de la DEA, como Héctor Berrellez encargado de investigar la muerte de Enrique Camarena en los 80, describe como psicópata y capaz de comer una hamburguesa con una mano y con la otra decapitar a un humano.

“El haber tenido la oportunidad de conocer al señor Guzmán. Obviamente es el primer día que uno conoce a su cliente. Es un día que pues marca la relación entre abogado cliente y obviamente el poder haber conocido y representado al señor Guzmán obviamente ese día fue uno de los momentos más impactantes en este proceso”, dice en la entrevista desde Nueva York, unos días después de que ha presentado una apelación que busca repetir el juicio del siglo para que tengo un proceso justo, dice.

No recuerda el día exacto en el calendario pero dice que su primer contacto cara a cara con “El Chapo” fue en 2018.

Colon Miro habló ese día con su cliente unas tres horas de política y las elecciones en México, en las que participaba Andrés Manuel López Obrador, quien tiempo después saludara a Consuelo Loera, madre del capo, ya como presidente, en una gira por las tierras donde nació Guzmán Loera.

“Guzmán es una persona con una mente muy fuerte, si tu mente es débil, definitivamente te arruinará psicológicamente. Es una tortura”, dijo el año pasado Colon a la revista estadounidense.

Ahora Colon Miro habla cinco veces al mes con El Chapo Guzmán preso en la cárcel de máxima seguridad conocida como el “Alcatraz de las Rocosas”, en Colorado, pues por la pandemia de coronavirus las visitas están suspendidas. La abogada cuenta que percibe a su cliente muy positivo y con esperanza de que se logre un nuevo juicio con la apelación reciente.

Pero Colon resultó una mente fuerte, pues se mantuvo durante todo el juicio y sigue en el equipo legal que busca una nueva oportunidad para “El Chapo” Guzmán.

“Luego también el juicio completo el poder estar ahí día tras día también obviamente es una experiencia (…) muy bonita (…) y uno aprende muchísimo”, comenta.

Colon Miro pone en perspectiva lo que significa para una mujer latina estar en un caso federal en Estados Unidos, un mundo, dice, donde la mayoría son hombres blancos.

“Para mí ha sido un orgullo porque no solamente el hecho de que (…) son muchos más los hombres que las mujeres y no solamente eso en un caso tan grande un caso federal también soy latina”, dice.

Colón Miro acompañaba a Emma Coronel y sus gemelas durante el proceso y cuando acudían al lugar donde se llevaba a cabo el juicio.

Ahora seguirá en el proceso de búsqueda de una apelación a favor de su cliente para pedir un nuevo juicio para Guzmán Loera.

“Estamos muy positivos. Y también (…) para ver qué es lo que va a pasar y cuál será el futuro del señor Guzmán”, dice. “Lo que queremos y seguimos y seguiremos peleando porque se le conceda al señor Guzmán un proceso justo”, añade.

Mariel Colon Miro ya hizo realidad uno de sus sueños profesionales y no duda en destacarlo.

“Obviamente uno se siente muy bien claro que sí, (…) un sueño de hace mucho tiempo”, dice, “esto representa un gran logro”.