Un periodista desaparecido por reportar el brote de coronavirus en Wuhan podría estar bajo estricta vigilancia del régimen chino

El periodista chino Chen Qiushi

 

El periodista chino, Chen Qiushi, quien desapareció hace siete meses, cuando se encontraba realizando labores periodísticas relacionadas con el brote del coronavirus en la ciudad de Wuhan, donde se originó la pandemia, permanece con sus padres en el este del país bajo una estrecha vigilancia del régimen comunista, según varias fuentes.

Por infobae.com

Chen Qiushi fue a la ciudad de Wuhan, en el centro de China, a fines de enero para informar sobre la enfermedad de rápida propagación, pero desapareció en febrero y no se ha vuelto a ver desde entonces.

El jueves, Xu Xiaodong, un luchador chino de artes marciales y amigo cercano de Chen, publicó un video en YouTube informando que el joven de 35 años estaba en buen estado de salud y estaba detenido bajo “vigilancia supervisada en una residencia designada” en Qingdao en el provincia oriental de Shandong.

“Las autoridades han investigado sus actividades en el continente, Hong Kong y Japón”, dijo Xu en el video.

“Están satisfechos de que no tiene vínculos financieros con ‘fuerzas extranjeras’, que no fue responsable de ninguna actividad subversiva y, como resultado, decidieron no procesarlo” confirmó Xuel miércoles, además afirmó que el video era auténtico, pero se negó a dar más detalles, diciendo que los funcionarios de seguridad nacional le dijeron que debía pedir permiso para entrevistas con los medios.

Un abogado de derechos humanos, que pidió no ser identificado, confirmó que Chen había sido trasladado a Qingdao, donde viven los padres del bloguero de Beijing y donde está registrado.

El periodista Chen Qiushi (izquierda) y su amigo, el luchador de artes marciales Xu Xiaodong (derecha)

 

“Chen Qiushi, quien está junto con sus padres, está bajo estricta supervisión de las autoridades”, dijo el abogado.

“Dado que las autoridades han decidido no procesarlo, en realidad no es lícito seguir manteniéndolo bajo vigilancia”.

Chen llegó a Wuhan el 24 de enero y rápidamente publicó un video en su blog anunciando su llegada. En las siguientes dos semanas, documentó lo que vio en hospitales, funerarias y lugares públicos de la ciudad.

Desapareció el 6 de febrero después de publicar un mensaje diciendo que había reunido evidencia que documentaba cómo la epidemia había abrumado los sistemas de servicios y salud pública de Wuhan.

Xu, amigo de Chen, luego denunció su desaparición diciendo que estaba detenido por “cuarentena” en Wuhan.

Chen fue uno de los varios periodistas ciudadanos que tuvo problemas por sus informes en Wuhan. Fang Bin y Li Zehua, otros dos blogueros de alto perfil, desaparecieron a principios de febrero.

Li reapareció a fines de abril y dijo que lo habían escoltado de regreso a su ciudad natal después de la “cuarentena” en Wuhan y su ciudad natal.

Se desconoce el paradero de Fang, un residente de Wuhan.

Zhang Zhan, otro periodista chino, está detenido en Shanghai después de haber sido detenido en Wuhan en mayo. Uno de sus abogados, Wen Yu, dijo que Zhang estaba a la espera de un juicio por los cargos de “provocar peleas y provocar problemas”, un delito general utilizado para silenciar a los activistas.

Los periodistas Fang Bin, Chen Qiushi, Ren Zhiqiang, Xu Zhangrun

 

Wu Qiang, un analista político independiente con sede en Beijing y ex conferencista en la Universidad de Tsinghua, dijo que las autoridades habían mantenido un estricto control sobre los periodistas ciudadanos por temor a que pudieran agitar la opinión pública contra el régimen.

“Durante la epidemia, el aparato policial, que tiene autoridad para anular la administración y el sistema médico, fue la principal herramienta que utilizaron el régimen para controlar a las personas y domesticar la opinión pública. Esto incluyó los reportajes de periodistas chinos, que eran las principales preocupaciones de las autoridades “, dijo Wu.