“Cuadrillas de la paz”, alarmante institucionalización de colectivos chavistas contra protestas legítimas

Diosdado Cabello y Carmen Meléndez encabezan la juramentación de “cuadrillas defensoras de la paz”. Foto: Archivo

 

En medio de la ola de protestas espontáneas en diversos sectores de Venezuela, golpeada por la debacle de servicios básicos gracias al régimen de Nicolás Maduro, uno de los experimentos de la esfera más radical del chavismo podría ponerse en práctica para mermar el descontento popular ante la escasez de combustible, agua, electricidad o medicinas.

lapatilla.com

“Cuadrillas defensoras de la paz” es el eufemismo orwelliano que labró el chavismo para catalogar a la pretendida institucionalización de colectivos chavistas, ala paramilitar de civiles armados con la misión de despejar las manifestaciones contra Maduro.

Según una nota del “ministerio” de información chavista, “la iniciativa estará conformada por los jóvenes del Movimiento por la Paz y la Vida y tiene el objetivo de articular con todas las fuerzas populares para establecer líneas de acción que resguarden la estabilidad y la paz”.

Las cuadrillas fueron juramentadas en 2019 a petición del propio Maduro, quien planteó la creación de un cuerpo informal de civiles que también contara con la participación de la Milicia y el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

“Es una acción constitucional, legal y necesaria en defensa de la Paz”, comentó Maduro por aquel entonces en redes sociales.

Por su parte, Diosdado Cabello comentó en su programa de los miércoles que las denominadas cuadrillas son para “responder como tengamos que responder”. Además, el vocero chavista reclamó reactivar el entrenamiento de dichos cuerpos “para defender la patria en la instancia que sea”.

Precisamente, en las redes sociales se ha extendido un polémico video sobre los supuestos “entrenamientos” de las cuadrillas de civiles violentos.

Andrei Serbin Pont, director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales en Latinoamérica (Crieslac), alertó en Twitter que el régimen chavista ha introducido a civiles en los operativos para reprimir a la disidencia.

“Venimos viendo mucha presencia de civiles entre los componentes de GNB reprimiendo protestas sociales, con escudos improvisados, tubos con una función no definida”, comentó Serbin Pont.

En la grabación se aprecia a un grupo de colectivos, claramente identificables, que marchan armados con escudos y piedras en una deplorable imitación de los falangistas espartanos. Además, una voz en off explica que “las cuadrillas defensoras de la paz tienen como objetivo neutralizar la acción terrorista por parte de la oposición fascista y apátrida”.

La comitiva represiva estaría compuesta de “cuatro escuderos, cuatro lanzadores de piedra, dos fonderos, dos escuderos más, tres coheteros, un accionador de mortero y otros cuatro ayudantes”. Es decir, para la cúpula de que usurpa Miraflores, no está mal que civiles armados con objetos contundentes y ataviados con capuchas arremetan contra otros civiles que protestan a causa de la crisis.

De acuerdo con el criterio de Serbin Pont, “el régimen se esta preparando para poner a las milicias y los colectivos a luchar en la calle. Lo han hecho antes, y lo harán otra vez”.

Sin embargo, el director de Cries considera que las “cuadrillas defensoras de la paz” esconden otro importante hecho: “El debilitamiento de la FANB para lidiar con inestabilidad interna es agudo. Es por ello que van a recurrir más a las milicias y los colectivos, pero eso no les garantiza control de la calle”.