Édgar Ramírez confiesa cuales son sus obsesiones y su visión sobre Trump

El actor venezolano Édgar Ramírez / Foto Nino Muñoz – GQ México y Latinoamérica

 

Édgar Ramírez (San Cristóbal, Venezuela, 1977) no concibe la muerte de la crítica y la reflexión. Le frustra la incapacidad colectiva de objetivizar la realidad, la falta de empatía, la carencia de ideas. Ese terreno estéril, dice, es perfecto para la llegada y proliferación de las figuras mesiánicas sin importar que sean de derecha o de izquierda. “Donald Trump no tiene ideología, es uno de esos personajes que viene a hacer disrupción. Es una persona que viene a utilizar la democracia para desmantelar la democracia, lo mismo que los venezolanos con el expresidente Hugo Chávez”.

Por Diana Vázquez / GQ

Conoce bien la realidad de Estados Unidos y su natal Venezuela, así como la relación que existe entre ambos países. Incluso, lamenta que el mandatario norteamericano haya querido sacar ventaja de ello. “Lo que ha hecho es utilizar desde hace año y medio el caso venezolano como un arma electoral para garantizar los votos de la comunidad en Florida (…) Es terrible que el conflicto de mi país pase por las diatribas políticas de una nación que nos acoge”, sentencia.

Al actor le pesa su patria. No puede ni quiere ocultarlo. Le duelen la dictadura, la injusticia, la falta de libertades y el éxodo de millones de personas que todo ello ha generado. “Hay un dolor terrible, un dolor insuperable, es indescriptible lo que significa el destierro. El exilio es el peor castigo, es una cosa que es muy difícil de superar”. Su generación, agrega, estará marcada para siempre por eso.

“Venezuela es una dictadura. No hay un balance de poder. No se puede hacer equivalencias entre la fuerza de la oposición y de la protesta ciudadana versus un Estado represor que te mata, te allana, te persigue, te mete preso, te reprime, te tortura”.

Continúe leyendo en: GQ