España amplía hasta finales de enero las medidas de protección de empleos

coronavirus
Las multitudes se reúnen en el distrito comercial central de Berlín de Alexanderplatz el 14 de agosto de 2020, en medio de una pandemia de coronavirus COVID-19. Con los casos de Covid-19 aumentando en Alemania a medida que muchos residentes regresan de sus vacaciones en el extranjero, las autoridades están declarando que casi toda España, incluida la isla turística de Mallorca, es una región con riesgo de coronavirus. (Foto de John MACDOUGALL / AFP)

 

 

El Gobierno español, con el visto bueno de patronal y sindicatos, aprobó hoy el decreto que amplía hasta finales de enero de 2021 las medidas de protección al empleo, los llamados ERTE, con los que se pretende evitar despidos en las empresas debido a la pandemia de coronavirus.

Según explicó tras el Consejo de Ministros la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, esta prórroga “protege a todas las empresas y a todos los trabajadores” ante unos meses que pueden ser complicados por los nuevos rebrotes del Covid19.

“Si salvamos el otoño y el invierno entraremos de lleno en la recuperación”, ha afirmado Díaz.

El decreto aprobado hoy por el Ejecutivo de Pedro Sánchez recoge las reivindicaciones de patronal y sindicatos, que esta misma mañana dieron su visto bueno al texto definitivo después de semanas de duras negociaciones.

Los ERTE permiten a las empresas suspender el contrato de sus trabajadores o reducir su jornada laboral, mientras cobran el paro y siguen de alta en la Seguridad Social, con el objetivo de que no se produzcan despidos.

Estas ayudas se diseñaron en un principio para que duraran lo mismo que el estado de alarma decretado en España entre marzo y junio pasados para tratar de contener la pandemia, pero a finales de junio se acordó su prórroga hasta finales de septiembre y ahora, hasta el 31 de enero, a la vista de la débil recuperación del turismo, uno de los principales sectores económicos del país.

De los 3,4 millones de trabajadores que llegaron a estar incluidos en ERTE en abril, ahora quedan algo más de 600.000, la mayoría en empresas de servicios de alojamiento o de comidas y bebidas.

EFE