Delphine Boel, la hija ilegítima de un rey que pasó a ser princesa por una prueba de ADN

Cortesía

 

 

La artista belga Delphine Boel, reconocida recientemente como la cuarta hija del ex rey Alberto II tras un examen de ADN, tiene derecho al título de princesa, sentenció el jueves la justicia belga.

Esta victoria ante la corte de apelaciones de Bruselas, última etapa de un combate de siete años, fue confirmada a la AFP por el abogado de Boel, Marc Uyttendaele, y una fuente judicial.

La escultora, de 52 años, podrá ostentar el patronímico Saxe-Coburg, que es el de la familia real, precisó el abogado.

“El tribunal afirma que el rey Alberto II es su padre”, indicó el abogado, una declaración confirmada por la fuente judicial.

Alberto II reinó entre 1993 y 2013, antes de abdicar en favor de su hijo legítimo Felipe, actual monarca.

El rumor de que Boel era su hija empezó a circular en 1997, pero la escultora tuvo que esperar hasta el año pasado, cuando un tribunal obligó al monarca a someterse a la prueba del ADN.

“Está feliz con esta decisión, que pone punto final a un largo proceso, particularmente doloroso para ella y su familia”, añadió el abogado.

“Una victoria judicial no substituirá nunca al amor de un padre, pero sí supone un aire de justicia”, concluyó.

AFP