El Consejo de Seguridad de la ONU reclama un “cese inmediato de los combates” en Nagorno Karabaj

 

El Consejo de Seguridad de la ONU exigió  en una declaración unánime a la que tuvo acceso la AFP un “cese inmediato de los combates” en la región de Nagorno Karabaj, que vive su tercer día de enfrentamientos entre Azerbaiyán y las fuerzas separatistas, apoyadas por Armenia.

Los quince miembros del Consejo de Seguridad expresaron “su apoyo al llamado lanzado por el secretario general a ambos bandos para cesar inmediatamente los combates, rebajar las tensiones y retomar cuanto antes negociaciones constructivas”, en una declaración adoptada durante una reunión de urgencia impulsada por los países europeos del órgano de Naciones Unidas (Bélgica, Estonia, Alemania, Francia y Reino Unido).

El texto, breve, recalca el “pleno apoyo” del Consejo al “papel central” de los copresidentes [Estados Unidos, Rusia, Francia] del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) e insta a las partes enfrentadas a colaborar con ellos para retomar de forma “urgente” un “diálogo sin condiciones previas”.

Previamente, Armenia había afirmado que un cazabombardero turco derribó uno de sus aviones militares, lo que fue inmediatamente desmentido por Turquía y Azerbaiyán.

Una intervención militar directa de Turquía supondría un importante giro, tras unos enfrentamientos que han causado cerca de cien muertos y que continúan pese a los llamados a la calma de la comunidad internacional.

Desde el domingo, las fuerzas de este enclave separatista, apoyadas política, militar y económicamente por Armenia, y las de Azerbaiyán, que recibe el respaldo de Ankara, se enfrentan en los combates más mortíferos desde 2016.

El Kremlin pidió el martes a Turquía, que apoya a Bakú, a trabajar en favor del restablecimiento de la paz en Nagorno Karabaj.

La víspera, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan había prometido que Ankara permanecería “al lado” de Bakú “por todos los medios”.

Vladimir Putin conversó por teléfono el martes con el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, a petición de este último, y señaló “la necesidad urgente de un alto el fuego” y de “apaciguar la crisis”.

 

– Un centenar de muertos –

 

El balance oficial se elevaba a 97 muertos el martes, a saber 80 soldados separatistas y 17 civiles: 12 en Azerbaiyán y cinco en lado armenio. Pero ambos bandos afirman que han matado a cientos de militares enemigos.

“Hay una guerra, hay mucha destrucción, víctimas, un gran número de militares están implicados”, declaró Nikol Pashinyan en una entrevista con la cadena de televisión rusa Rossiya 1. “Percibimos esto como una amenaza existencial para nuestro pueblo”, agregó.

“No hay una sola prueba de una participación de Turquía en el conflicto”, insistió por su parte el presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, que afirmó que Ankara aportaba únicamente “un apoyo moral” a Bakú.

Azerbaiyán “restablecerá su integridad territorial”, había afirmado horas antes.

El ministro de Defensa de Armenia dijo el martes que los separatistas habían destruido 49 drones, seis helicópteros, 80 tanques, un avión militar y 82 vehículos militares azerbaiyanos desde el domingo.

Las autoridades de Nagorno Karabaj aseguran que han recuperado las posiciones perdidas el día anterior, lo que Azerbaiyán niega, afirmando que hicieron nuevos progresos y destruyeron “una columna motorizada armenia”.

Azerbaiyán, un país de habla turca con mayoría chiita, exige el retorno bajo su control de Nagorno Karabaj, una provincia montañosa poblada principalmente por armenios cristianos, cuya secesión en 1991 no fue reconocida por la comunidad internacional.

Tras semanas de retórica bélica, Bakú anunció el domingo que había lanzado una importante “contraofensiva” en respuesta a una “agresión” armenia, utilizando artillería, tanques y aviones en los ataques contra la provincia, que no controla desde la caída de la Unión Soviética y una guerra que se cobró 30.000 vidas.

Estos nuevos combates suscitaron un impulso patriótico en estas antiguas repúblicas soviéticas. Shaddin Rustamov, un recluta azerbaiyano de 25 años, afirmó a la AFP que la reconquista de Nagorno Karabaj era “algo que esperábamos desde hacía 25 años”.

 

– Alto el fuego urgente –

 

Rusia, Francia y Estados Unidos –-los tres mediadores en el conflicto dentro del llamado Grupo de Minsk-– pidieron sin éxito un alto el fuego y negociaciones.

El martes, la canciller alemana Angela Merkel dijo que “es urgente un alto el fuego inmediato y el retorno a la mesa de negociaciones”, lo que reiteró igualmente el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

Rusia mantiene buenas relaciones con los dos beligerantes y quiere ser el árbitro regional. Sin embargo, sigue estando más cerca de Armenia, que pertenece a una alianza militar dominada por Moscú.

Todos los esfuerzos de mediación desde hace casi 30 años han fracasado para resolver este conflicto y Nagorno Karabaj se ve regularmente sacudido por brotes de violencia.

AFP