Farid Richani: El Hombre Nuevo, un artículo antipático

Los Venezolanos hemos sido víctimas, de una estrategia política macabra usada por el régimen para esconder sus verdaderos fines. Ocultar la Verdad es, sin duda, una política de Estado pero… ¿hasta que punto pueden llegar?

Algunos podrían argumentar que se usa con fines de mercadotecnia, sin embargo, entender los conceptos, es un buen antídoto para saber lo que intentan, lo que ocultan y lo que pretenden, al fin y al cabo usan siempre el mismo manual.

Hay que admitir que en Venezuela tenemos un régimen comunista intentando día a día cambiar el modelo de nuestra sociedad.

A veces tenemos la tentación de autoengañarnos creyendo, que el sistema Comunista, ha tratado de ser implementado muchas veces en distintos países sin éxito y eso no es del todo cierto. Depende en buena parte de la perspectiva con la que evaluamos el éxito o el fracaso.

El concepto del Hombre Nuevo es uno de esos “éxitos” que la ideología Marxista ha logrado imponer en algunos lugares del mundo con consecuencias aún no estudiadas.

Su teoría más actual fue descrita por Ernesto “El Che” Guevara.

El Che, fue (antes que nada un asesino) un guerrillero, político y filósofo muy crítico con un pensamiento Marxista-Leninista muy arraigado pero profundamente diferente al propuesto por Stalin en la URSS, básicamente porque la URSS proponía una revolución desde el proletariado visto como la clase obrera (en tanto a lo industrial) “el Che” en cambio tenía un pensamiento más inspirado en el Trotkismo y desarrollado más hacia el Maoismo en el que las clases agrarias eran las más explotadas y por lo tanto las portadoras del poder revolucionario. Para el che la revolución debía también ser una revolución de las tierras, contra los terratenientes y el feudalismo. Además interpreta de forma muy peculiar la filosofía Marxista, extrayendo de su interior un toque “humanista” que según su entender es parte su inspiración inicial y que además nos da una idea de lo influenciado que está el Régimen Venezolano y lo estrechamente vinculado que actúa con el pensamiento Guevarista. Es desde allí, donde proponen la creación de ese Hombre Nuevo.

Para ” El Che” la creación de este Hombre Nuevo es necesaria en la construcción del comunismo, y la plantea como una forma de generar cambios generacionales a fin de evitar que una generación “dislocada” formada en el sistema capitalista, “pervierta y tenga algún tipo de influencia sobre la nueva generación”. Para esto Guevara propone la educación como eje fundamental de la formación de cada generación usando el aparato del estado (en escuelas y liceos) para formar a “las masas” ayudado de la formación del partido (que en el Marxismo es parte del estado) y así “generar un individuo fuertemente movido por una ética personal que lo impulsa a la solidaridad y al Bien Común sin necesidad de incentivos materiales”. El objetivo es generar un individuo que otorgue un valor central en su vida al “trabajo voluntario” actividad fundamental para este “hombre nuevo”, es decir, el trabajo debe dejar de ser “una penosa necesidad para convertirse en un agradable imperativo”.

Hasta allí podemos evaluar esa descripción como otra Utopía del Marxismo, que en la práctica no es posible que sea consumada, porque es un pensamiento romántico de lo que debería ser un ser humano en una revolución “humanista” (término que acuña el che) a primera vista nos parece errada, pero es sin lugar a dudas una verdad que oculta sus intenciones y conclusiones.

El hombre nuevo es un concepto que pragmaticamente desconoce el valor del hombre (actual), no centra esfuerzos en mejorar la situación del hombre (actual o viejo), reconoce que con los ciudadanos actuales no se puede hacer revolución ni construir un estado socialista, por tanto no está pensado en hacernos cambiar de pensamiento, tampoco en hacernos más felices.

Basados en esto algunos textos del mismo Che y de otros pensadores comunistas plantean la destrucción del estado y con el la deconstrucción del hombre para la creación del hombre nuevo. Entendiendo entonces dentro de esta perspectiva que la consolidación del Marxismo va directamente relacionada a la capacidad de una revolución de destruir los valores actuales de esa sociedad y del hombre, seguido de la formación de generaciones de esos hombres y mujeres nuevos con nuevos valores.

Ejemplos históricos hay muchos, solo que el Che por primera vez lo ordena y pone en papel como su contribución a la ideología Marxista-leninista. Así sucedió en La Rusia imperial dónde asesinaron al Zar Nicolás II y toda la familia real, desconociendo a la iglesia ortodoxa y así todos los valores del pueblo ruso. Sucedió en China con la Revolución cultural, que destruyó artefactos, monumentos y tradiciones. En Cuba, etc, etc, etc.

En Venezuela hemos visto como desde esa perspectiva se han llevado a cabo políticas que hoy ya no podemos decir que son al azar,

El cambio del Escudo Nacional, la adhesion de la 8va estrella en nuestra bandera, la destrucción de PDVSA, ( Orgullo Nacional) el cierre de RCTV y de los circuitos de radio más tradicionales, la nueva imagen de Bolivar y reinterpretación de su pensamiento, la destrucción de la producción nacional. Todo lo que como Venezolanos nos hacía estar orgullosos ha sido destruido. Hay que comprender que lo han manejado como política de estado. Ha sido destruida nuestra cultura, nuestros orgullos, lo que nos identifica como Venezolanos y van por más, la estrategia es dejar pasar el tiempo necesario para generar la materia prima de ese hombre nuevo que necesitan para construir el aparato ideológico. Lo que vivimos hoy es una estrategia de sometimiento muy bien pensada y no producto de la ineptitud o de la desidia de algunos de sus actores.

Somos, el producto de una tesis que nos clasifica como material que no se puede usar (fuera de especificación) para construir el socialismo. Para ellos lo único importante es mantener la revolución a cualquier costo, ganar tiempo.

No importa cuántos de nosotros migremos porque el objetivo es formar a los que se quedan en una nueva generación.

No importa si no hay gas, gasolina o si el “incentivo material” no te alcanza, no les importamos porque NO somos el objetivo.

Para nosotros solo tienen una política: “la deconstrucción del hombre” que consiste en someter nuestra voluntad de cambio y nuestra lucha en forma de resistencia. Eso lo logran con esa pequeña liberación de endorfinas que genera nuestro cuerpo cuando llega la luz y nos alegramos, hasta nos consolamos con un “fue rápido” , cuando podemos comprar lo que queríamos, cuando podemos ponerle gasolina a nuestro carro y “la cola no fue tan larga”.

Si alguno tiene duda de que es una estrategia exitosa, volteen a ver la Rusia de hoy en día, su pueblo jamás fue el mismo y aún hoy viven con el socialismo y el sometimiento en su cabeza. Analicemos el gran esfuerzo que hizo y hace Alemania para revertir la formación del lado que fue educado en ese sistema, lo que pasa en la China continental o con el pueblo cubano.

El hombre Nuevo es la apuesta de un grupo de personas que se creen con el derecho a condenarnos a ti y a mi, para jugar a que algun dia, una generación con el “trabajo voluntario”, “sin necesidad de incentivos materiales” construirá un país con valores que ni tú ni yo compartimos y que esas nuevas generaciones no tendrán la oportunidad de criticar. Esa es la verdad, son comunistas.

“Hay dos formas de ser engañado: una consiste en creer lo que no es cierto y la otra es negarse a creer en lo que es cierto”
Soren Kierkegaard

Farid Richani