Italia evaluará prolongar el estado de emergencia por el coronavirus hasta enero de 2021

Un hombre vende mascarillas protectoras en una calle, luego del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en Catania, Italia, el 7 de mayo de 2020. REUTERS / Antonio Parrinello

 

 

 

El Gobierno italiano pedirá en el Parlamento prolongar el estado de emergencia, que acababa el 15 de octubre, hasta el 31 de enero de 2021, para poder así afrontar con rapidez gracias a decretos urgentes cualquier medida necesaria en este periodo de pandemia.

Propondremos una prorroga del estado de emergencia hasta enero de 2021“, confirmó el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte, en declaraciones a los medios durante la visita de un colegio en Roma.

Conte ya había adelantado que se pedirá al Parlamento que vote la extensión del estado de emergencia.

Según las informaciones que publican hoy los medios italianos, la persistente emergencia ha sugerido a los expertos de comité técnico científico creado para asesorar al Gobierno la necesidad de extender esta excepción al menos los primeros meses del otoño-invierno.

Esta posibilidad se analizó el miércoles en un consejo de ministros que también estudió la necesidad de impulsar una campaña para convencer a los italianos que utilicen la aplicación para teléfonos móviles de rastreo y que, por el momento, ha sido un fracaso ya que sólo la han descargado cerca de un millón y medio de residentes en Italia.

El Gobierno italiano declaró el estado de emergencia ya en enero de 2020, cuando aún no se habían detectado casos autóctonos como medida para mantener la cautela y la alerta, a partir de lo cual se fue renovando.

En este periodo, el Consejo de ministros ha aprobado diferentes decretos emitidos personalmente por el presidente del Gobierno, en los que se han incluido las medidas para combatir los contagios o las ayudas económicas ante la crisis derivada de la pandemia.

El Consejo de Ministros puede decidir sobre el estado de emergencia nacional sin necesidad de pasar por el Parlamento para eventos de gravedad en el ámbito nacional.

Esta herramienta también se adopta para todas las emergencias de importancia que deban ser atendidas con prontitud, como puede ser en el caso de terremotos.

El estado de emergencia otorga al Gobierno y a Protección Civil poderes “extraordinarios” o “especiales”, e incluso la posibilidad de derogar leyes si fuese necesario. El Código de Protección Civil establece su duración en un máximo de 12 meses, prorrogable otros 12 meses en caso de reconocida necesidad.

Ante las críticas que generaron la aprobación de los primeros decretos, se decidió que finalmente los siguientes tendrían que pasar por la aprobación del Parlamento.

EFE