Uno de cada seis europeos ya sufría enfermedades mentales antes de la pandemia

(ARCHIVOS) En esta foto de archivo tomada el 16 de abril de 2020 Una mujer usa una máscara mientras camina por las calles casi desiertas de la Ciudad de Londres el 16 de abril de 2020, durante la nueva pandemia de coronavirus Covid-19. – La producción económica británica se desplomará un 14 por ciento este año debido al coronavirus, dijo el Banco de Inglaterra el 7 de mayo de 2020, ya que dejó su tasa de interés en 0.1 por ciento. (Foto por Tolga Akmen / AFP)

 

Uno de cada seis europeos sufría algún tipo de enfermedad mental “incluso antes de la pandemia”, señaló este viernes la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, sobre una situación que previsiblemente empeorará con las restricciones ligadas al recrudecimiento de la crisis sanitaria.

“La COVID-19 ha tenido un impacto en nuestra salud mental colectiva que es difícil de cuantificar. Pero sabemos que está extendido, que es significativo y que aumenta”, declaró la comisaria en un comunicado la víspera del Día Mundial de la Salud Mental.

Kyriakides agregó que debido a su formación como psicóloga clínica es “dolorosamente consciente de los efectos dañinos que la pandemia podría provocar en la salud mental”, cuyos “impactos a largo plazo serán significativos”, en un espectro que va “desde la ansiedad hasta la soledad y la depresión”.

La comisaria chipriota recordó que la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo alertó recientemente de que los índices de bienestar están a su “nivel más bajo”.

“Necesitamos abordar esto con urgencia para evitar, a toda costa, una generación de COVID perdida. Y debemos hacerlo juntos, uniendo esfuerzos en las instituciones de la UE, los Estados miembros y la amplia comunidad de partes interesadas”, dijo.

El Día Mundial de la Salud Mental de este año “reclama una mayor inversión en salud mental y un mejor acceso a los servicios”, agregó la comisaria, quien precisó que la Comisión destinará 8,4 millones de euros suplementarios a aspectos como la prevención del suicidio o programas de ayuda a personas con depresión.

“La pandemia es un recordatorio inestimable de la importancia de cuidar nuestra salud mental. Nos enfrentamos a desafíos diarios y sin precedentes. Es comprensible que todos estemos preocupados y estresados, ansiosos por el presente y el futuro. Es esencial que trabajemos juntos para abordar las consecuencias físicas y mentales de esta pandemia”, dijo.

La política chipriota animó a los ciudadanos a no “rehuir pedir ayuda”, bien sea para la propia persona, un familiar, un amigo o un colega.

El pasado mes de septiembre, el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) alertó de que la aplicación “potencial” de nuevas restricciones en los meses más fríos y oscuros del año ante el aumento de casos de COVID-19 en la Unión Europea acrecentará los problemas de salud mental.

EFE