Frida Ghitis: Por qué la campaña de propaganda del coronavirus de China se ha quedado corta

Xi jinping es una aparición en los medios estatales chinos / Foto: NHC China

 

A principios de este año, cuando el coronavirus parecía estallar abruptamente fuera de China y envolver el mundo, las autoridades chinas lanzaron una campaña de propaganda para tratar de convertir la pandemia en una victoria política para Beijing. Meses después, mientras los gobiernos de todo el mundo todavía luchan por contener el COVID-19, con nuevas olas y picos desde India a Europa y Estados Unidos, ha llegado el momento de hacer un recuento de los esfuerzos de China. Los resultados son duros, mostrando algunos avances para el régimen chino, pero también algunos fracasos importantes en el área en la que Beijing esperaba aprovechar la pandemia para su ventaja global.

En marzo, destaqué la campaña de propaganda encabezada por el líder chino Xi Jinping. Fue un esfuerzo doble, dirigido tanto al público nacional como al resto del mundo. Entonces escribí que, con la pandemia bajo control en casa y abrumando repentinamente a los rivales occidentales de China, “el escenario está listo para que China proyecte un aire triunfante y se ponga a trabajar en la elaboración de su mensaje de relaciones públicas para el consumo nacional e internacional”.

Los mensajes gemelos eran simples, con un argumento central de que el sistema de China es superior. Para su audiencia china, incluidos aquellos que anhelan libertades democráticas, Beijing señaló las fallas en Occidente, declarando que la democracia es inferior para lidiar con una crisis como el coronavirus, mientras busca específicamente fortalecer a Xi, el hombre en la cima de la pirámide. En una campaña de relaciones públicas destinada a hacerlo parecer casi cómicamente heroico, Xi apareció en los medios chinos con una máscara y una bata blanca, luciendo fuerte, comprometido y cariñoso. Los medios controlados por el estado dijeron efusivamente que Xitiene un “corazón puro como el de un recién nacido que siempre pone a las personas como su prioridad número uno”. Ese era el mismo Xi que estaba dirigiendo el esfuerzo para aplastar la autonomía prometida de Hong Kong y que estaba ordenando la redada de musulmanes uigures en los llamados campos de reeducación en Xinjiang.

Mientras fortalece el control de Xi y el Partido Comunista en el poder en casa, China se propuso aprovechar la pandemia a través de una campaña internacional paralela para impulsar su poder blando en todo el mundo. Los funcionarios chinos y los medios estatales promocionaron los logros de Pekín en desacelerar y luego detener la propagación del coronavirus. Un portavoz del gobierno incluso trató de afirmar que el virus fue introducido en China por soldados estadounidenses .

Para reforzar la imagen de una China poderosa y magnánima, las autoridades enviaron la ayuda médica necesaria a todo el mundo. Cuando Italia fue el epicentro desesperado de la pandemia, China envió aviones llenos de suministros, junto con médicos, para ayudar . China no es el primer país que intenta utilizar la ayuda humanitaria para ganar puntos de propaganda, pero como estuvo acompañada por una cobertura masiva de los medios chinos y, lo que es más importante, una campaña transparente para desacreditar la democracia, sus objetivos internos y geopolíticos subyacentes fueron demasiado fáciles de entender y discernir.

Siete meses después, los esfuerzos de propaganda de China han fracasado en su mayor parte. Considere una nueva encuesta del Pew Research Center, que encontró que las opiniones sobre China se han vuelto cada vez más negativas en las 14 economías avanzadas que encuestaron. La imagen de China ya estaba decayendo antes de la pandemia y la tendencia solo se ha acelerado. En Australia, un asombroso 81 por ciento ve a China desfavorablemente, frente al 57 por ciento del año anterior. En Japón, un asombroso 86 por ciento tiene opiniones negativas, y solo un 9 por ciento tiene opiniones positivas. En todos los demás lugares, las cifras son igualmente pésimas: en Suecia, los Países Bajos, Corea del Sur, España, Canadá y, por supuesto, en los Estados Unidos, donde solo el 26 por ciento de los encuestados tiene una opinión favorable de China.

Curiosamente, sin embargo, y como un rayo de luz para Beijing, encuestas similares han demostrado que la imagen de los Estados Unidos también ha caído en picada en todo el mundo. Sin embargo, por mucho que hayan disminuido, las opiniones de los Estados Unidos a nivel internacional siguen siendo mucho más positivas que las de China.

El presidente Donald Trump ha estado atacando de manera prominente a China desde que el virus ingresó a Estados Unidos. Eso puede haber tenido algún impacto en la imagen global de China, pero las cosas ya tenían una tendencia a la baja para Beijing en años anteriores, incluso cuando Trump elogiaba implacablemente a Xi. Vale la pena señalar que la retórica anti-China de Trump no fue un esfuerzo para contrarrestar el intento de China de hacer que su sistema autoritario sea más atractivo.

Lo más probable es que China no haya podido mejorar su posición internacional durante la pandemia porque su campaña de propaganda se parecía a lo que era: propaganda. Y sus mejores esfuerzos en agitación y propaganda no fueron suficientes para oscurecer otras realidades, como los eventos en Hong Kong.

Aún así, la pandemia acumuló algunos beneficios relativos para Beijing. Tras las draconianas medidas del gobierno que cerraron por completo la ciudad de Wuhan y su provincia circundante, y esencialmente detuvieron la propagación del coronavirus, la economía de China ha demostrado ser resistente. Pocos países tendrían la capacidad de imponer un cierre de la forma en que puede hacerlo una autocracia al estilo chino.

Vale la pena señalar que otros países asiáticos lograron resultados de salud pública igualmente impresionantes sin recurrir a tales medidas represivas. De hecho, se puede argumentar que el sistema represivo de Beijing permitió que el coronavirus se convirtiera en una pandemia en primer lugar. Un régimen autoritario puede ser bueno para imponer bloqueos, pero también es bueno para guardar secretos. Recuerde que los funcionarios chinos lucharon duro para controlar la historia, incluso cuando el coronavirus se extendió por Wuhan y más allá. Las autoridades ordenaron a los laboratorios que destruyeran muestras del nuevo coronavirus a medida que lo identificaban, impidieron que los periodistas informaran sobre lo que estaba sucediendo en Wuhan e incluso detuvieron al médico que intentó alertar al mundo para que se preparara para lo que podía ver que era un desastre inminente. Ese médico, Li Wenliang, murió más tarde de Covid-19..

Una vez que se conoció la noticia, Beijing utilizó sus poderes de represión para detener el virus en seco. Como resultado, la economía de China es ahora la única importante del mundo que no se ha hundido en la recesión. Tanto el Fondo Monetario Internacional como el Banco Mundial confirman que, si bien gran parte del mundo, incluidas las principales economías occidentales, han entrado en recesiones profundas, China ha registrado un crecimiento económico este año, aunque modestamente.

Ese es un logro notable, y uno que no necesita propaganda para hacerse notar en el país y en el extranjero. De manera similar, los esfuerzos de algunos de los países más ricos del mundo, en particular los EE. UU., para tratar de manejar una pandemia que sigue extendiéndose sin control hacen que el enfoque de Beijing brille por el contrario.

Pero si Xi pensó que podía traducir el éxito contra Covid-19 en un multiplicador de fuerza para el poder blando de China, debe estar decepcionado.


Frida Ghitis es columnista de asuntos mundiales. Exproductora y corresponsal de CNN, es colaboradora habitual de CNN y The Washington Post.  @fridaghitis

Este artículo se publicó originalmente en World Politics Review el 15 de octubre 2020 | Traducción libre del inglés por lapatilla.com