Mes Rosa: En Venezuela hay un diagnóstico tardío del cáncer de mama

Foto Archivo

 

La detección precoz es clave para que una vez detectado el cáncer de mama se aplique tratamiento y la paciente pueda ser curada. En nuestro país, dada la crisis de salud, algunas mujeres no pueden realizarse la evaluación mastológica que implica la realización de la mamografía, examen físico y en algunos casos estudios complementarios tales como el ultrasonido y biopsia de ser necesario.

Pese a todas las campañas que se realizan para que la mujer se haga la primera mamografía a partir de los 35 años de edad, debido a que en nuestro país hay una incidencia de un 8 por ciento de cáncer de mama en mujeres jóvenes, a que se insista en que el estudio debe hacerse anualmente y de por vida, lamentablemente muchas acuden a la consulta mastológica cuando el cáncer está avanzado, lo que incrementa la mortalidad.

El doctor Víctor Acosta Freites, cirujano oncólogo, mastólogo, presidente del Centro de Estereotaxia (CECLINES) señala que en nuestro país sigue habiendo un lamentable diagnostico tardío. “Un número importante de pacientes acuden a la consulta mastológica tardíamente, en algunos casos cuando ya hay un tumor que ha crecido, esta no es la situación ideal. Recordemos que la mamografía permite detectar lesiones de 3 a 4 milímetros, incluso sin que la paciente presente síntomas, por supuesto que cuando la enfermedad se diagnostica a tiempo, las probabilidades de curación son mucho mayores. Lo ideal es que la mujer vaya a la consulta asintomática, anualmente, pero si presenta algo distinto en sus mamas, dolor que no cede, hundimiento en el pezón, secreciones, palpa un bulto, debe hacerlo de inmediato”.

Uno de los problemas más graves que enfrenta la mujer venezolana es que en los centros de salud públicos no todos los mamógrafos están operativos, hay escasez de insumos y medicamentos, un importante número de mujeres en todo el país no pueden realizarse la pesquisa secundaria que implica la realización de la mamografía, ecografía si lo amerita y biopsia, si hay sospecha de que exista la enfermedad.

Detección precoz

El especialista destaca la importancia de la detección temprana de la enfermedad, que se logra, insiste, con la realización de la pesquisa anual. “La tasa de supervivencia ha aumentado cuando el cáncer de mama es detectado a tiempo, hay que insistir en esto para que la mujer tome conciencia de la importancia de hacerse los estudios anualmente. La evaluación mastológica implica la realización de la mamografía, examen físico y en algunos casos estudios complementarios tales como el ultrasonido y biopsia de ser necesario”.

– ¿Cuándo hay que hacer biopsia?

– Si la mamografía detecta una pequeña lesión, muchas de ellas se corresponden con microcalcificaciones que en su mayoría son benignas, pero algunas podrían ser la expresión más temprana de un cáncer de mama, lo cual sería indicación de una biopsia mamaria por Estereotaxia. Este procedimiento permite identificar las microcalcificaciones tumorales de las no tumorales que son la mayoría. Las tumorales irían a cirugía y las que no lo son irían a un proceso de seguimiento.

Cáncer de mama en tiempo de pandemia

“La práctica privada no escapa a la realidad sociopolítica y económica del país, todos estamos afectados, pero hacemos un esfuerzo enorme por mantener e inclusive optimizar nuestra capacidad y calidad de atención a nuestras pacientes” dice el doctor Víctor Acosta Freites.

– ¿La pandemia ha obstaculizado la pesquisa de cáncer de mama?

– En nuestro centro hemos puesto en marcha un protocolo de atención a la paciente mediante encuestas telefónicas sintomáticas, la reducción en número de pacientes en sala de espera, tomamos todas las medidas de seguridad para evitar aglomeraciones, implementamos una dinámica interna con personal reducido y bajo flujo de personas en las distintas áreas y, por supuesto, contamos con los equipos adecuados para protección para todo el personal.

– ¿La mujer con cáncer de mama es más propensa a contagiarse con la Covid-19?

– No son más propensas, lo que sí es cierto es que las pacientes con cáncer de mama, que están sometidas a tratamiento con quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia tienen su capacidad de reacción disminuida, por lo que si se contagian les cuesta más defenderse de la enfermedad, hay que tener cuidado, esmerarse en las medidas de prevención, pero si se siguen, no debería haber problemas. De igual forma, las pacientes que ya han recibido tratamiento por cáncer de mama, que lo han superado, tienen el mismo riesgo que cualquier persona.

En relación a los avances el doctor Acosta Freites señala que “se han descubierto más mutaciones que están relacionadas con cáncer de mama, hay pruebas en sangre que son objeto de investigación que podrían detectar el mayor o menor riesgo de pacientes para desarrollar cáncer de mama, pero eso aun está en revisión, en etapa experimental”.

Nota de prensa