Nelson Hernández: Prospectiva mundial de la demanda de petróleo (2019 – 2045)

OPEP, publicó ayer (14-10-20) su acostumbrado análisis sobre la demanda futura de petróleo en su informe “Una Mirada al Mundo del Petróleo 2020 (WOO2020, por sus siglas en ingles)”.

El informe presenta un análisis sobre la baja en el consumo de petróleo para el 2020 de  9.0 MBD como consecuencia del COVID-19, al pasar de 99.7 MBD en el 2019 a 90.7 MBD en el 2020, tal como se refleja en la grafica. 

Pero la prospectiva no incorpora aun  los cambios que originará la pandemia en el comportamiento humano a futuro como: El trabajo a distancia, menores viajes aéreos, menor uso de vehículos, etc., que repercutirán en el consumo global de energía. Como ejemplo a esta afirmación vemos el aumento en el consumo de combustibles en el sector aviación, lo cual está en contraposición con otros análisis realizados, donde indican una caída entre 25 y  30 % de los vuelos post pandemia.

 

 

Por otra parte, por segundo año consecutivo, OPEP muestra en su prospectiva un pico en la demanda de petróleo en el sector de mayor consumo como es el transporte terrestre. El pico, se puede considerar que se inicia en el año 2025. Ya para el año 2030, la demanda alcanza los 46.9 MBD, y desde allí se mantiene un “plateau” del orden de los 47.0 MBD.

En cuanto al sector petroquímico, que mucho se dice que podría absorber la baja en la demanda de  petróleo, presenta un incremento solo de unos 3.7 MBD hasta el 2035, para luego estabilizarse en un consumo de 17.0 MBD para el resto del periodo de análisis. 

En definitiva, se podría indicar que la demanda global de petróleo alcanza su máximo en el año 2035 con 109 MBD. Es de señalar, que considerando una extrapolación del impacto del COVID-19, ese pico de demanda puede presentarse antes. Mis análisis indican el año 2030.

Todo lo anterior significa que la “ventana del uso de los fósiles”, especialmente el del petróleo, cada día se achica más, por lo que este contexto global debe tomarse muy en cuenta en la elaboración de bases legales y políticas públicas que permitan la participación masiva del sector privado en la recuperación de la industria venezolana de hidrocarburos. De lo contrario, mucho petróleo y gas se quedaran en los yacimientos.


Nelson Hernández es ingeniero energista @energia21 y Académico de la Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat de Venezuela